Ali, Davis y Farhadi, ganadores en un Óscar más diverso y politizado

Tamaño

A A A

Los actores negros Mahershala Ali y Viola Davis y el realizador iraní Asghar Farhadi ganaron este domingo un Óscar más diverso y cargado de un fuerte discurso político.

Además de afrodescendiente, Ali es el primer actor convertido al islam en ganar el mayor galardón del cine. Fue premiado por su papel en el drama familia “Moonlight”, mientras que Davis se llevó la estatuilla por “Fences”. Era su tercera nominación.

Estos primeros premios, que incluyen “OJ: Made In America” como mejor documental, rompen el maleficio de dos años de los #OscarsSoWhite (Óscar demasiado blancos), sin actores o directores no blancos nominados, que llevó a llamados a un boicot contra la Academia.

Naomi Harris, Octavia Spencer y Ruth Negga también compiten esta noche por una estatuilla.

El iraní Farhadi no asistió a la gala en protesta al decreto del presidente Donald Trump que prohibía la entrada a Estados Unidos a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

“Dividir el mundo en categorías de ‘nosotros’ y ‘nuestros enemigos’ genera miedo”, dijo en su nombre la científica iraní Anousheh Ansari, que leyó un mensaje del director, que ganó su segunda estatuilla por “El viajante”.

El discurso contra el gobernante conservador estuvo presente desde el mismo inicio de la 89a edición de los premios de la Academia, en el monólogo del presentador Jimmy Kimmel.

“Esta transmisión la están viendo millones de estadounidenses y en todo el mundo, en más de 225 países que ahora nos odian”, lanzó al arranque.

Y al presentar el premio a mejor película animada, que se llevó “Zootopia”, Gael García Bernal también aprovechó para protestar contra el plan de Trump de construir un muro en la frontera con México.

“Trabajamos en todo el mundo, construimos familias, construimos historias, construimos una vida que no puede ser dividida. Como mexicano, como latinoamericano, como trabajador inmigrante, como ser humano, estoy en contra de cualquier forma de muro que quiera separarnos”, sostuvo entre aplausos.

¿La favorita “La La Land”?

Con 14 nominaciones, la cinta del joven director Damien Chazelle partió como la gran favorita de esta noche, en la que Kimmel repartió a los artistas caramelos lanzados con pequeños paracaídas desde el techo y dio la bienvenida a un grupo de turistas que llegó al Dolby de sorpresa y compartió con las estrellas.

“La La Land” es una película sobre los que sueñan en ser descubiertos y saltar a la fama de la noche a la mañana, los que no se detienen por una, dos o cien audiciones fracasadas y mucho menos abandonan sus objetivos por amor.

Una aspirante a actriz -Emma Stone- y un jazzista quebrado -Ryan Gosling-, entre los “tontos soñadores” esperando su gran oportunidad que bailan y cantan en una autopista congestionada de Los Ángeles.

Es la historia de muchos en Hollywood.

Los pronósticos le daban entre nueve y 10 estatuillas, una menos que el récord que comparten “Ben-Hur” (1959), “El señor de los anillos: El retorno del rey” (2003) y “Titanic”.

Ganó hasta ahora una estatuilla -diseño de producción-, pero perdió cuatro: diseño de vestuario, que fue a “Animales Fantásticos y dónde encontrarlos”, y edición, mezcla de sonido y edición de sonido.

Stone, que ha dominado la temporada de premios, podría llevarse su primer Óscar desde que a los 14 años convenció a sus padres de abandonar la escuela y mudarse a California para convertirse en actriz. Toda una historia “La La Land”.

Pero está la francesa Isabelle Huppert, que le arrebató el Globo de Oro y ganó el sábado el premio Spirit al cine independiente y el César a mejor actuación femenina.

Con ellas compite Natalie Portman, que encarnó a la ex primera dama de Estados Unidos Jacqueline Kennedy en la biopic del chileno Pablo Larraín; y Meryl Streep, que amplió a 20 su récord de nominaciones por “Florence Foster Jenkins” y fue protagonista en los Globos por su afilado discurso contra Trump.

En las proyecciones a mejor actor Gosling está fuera y la carrera se decidirá entre Casey Affleck, ganador del Spirit, y Denzel Washington, que obtuvo el premio del sindicato de actores SAG.

El primero por su papel en el desgarrador drama “Manchester junto al mar” y el segundo por “Fences”, de la que también es director.

En la exigua representación latina está el mexicano Rodrigo Prieto, por la fotografía de “Silencio”; el español Juanjo Giménez por su corto “Timecode”; y por la canción de “Moana”, el aclamado Lin-Manuel Miranda, que podría sellar un EGOT: Emmy, Grammy, Óscar y Tony, proeza que sólo logró una latina, Rita Moreno, en 1977.

Las últimas noticias de hoy directo en tu WhatsApp. Guarda el número 664-731-8702 en tus contactos, envía un mensaje con la palabra "LISTO" y mantente informado con la información más importante.

Siguenos en Facebook y Twitter

Comenta la noticia

Últimas noticias

Arriba