Internacional

EEUU se enfrenta a Corea del Sur por el deshielo político con el Norte

Un deshielo de las tensiones entre las dos Coreas expone las grietas que existen en la alianza entre Seúl y Washington

deshielo
Odd Andersen/AFP/Getty Images

Corea del Sur ha anunciado que continuará con el deshielo en sus relaciones con Corea del Norte, organizando reuniones familiares entre los divididos por la guerra de Corea y tratando de enfriar las tensiones militares, a pesar del compromiso de los Estados Unidos con una política de “presión máxima” sobre Kim Jong-un.

El anuncio del ministerio de unificación de Seúl llega un día después de que una delegación de alto nivel de Corea del Norte, incluida la hermana de Kim, concluyera una visita al sur que culminó con una invitación de Kim Jong-un para su homólogo Moon Jae para visitar Pyongyang.

El creciente deshielo entre los dos vecinos -todavía técnicamente en guerra- ha puesto de manifiesto una desconexión en la política entre Seúl y Washington, una división que Pyongyang ha estado tratando de alentar desde el final del conflicto coreano de 1950-53.

Se hizo evidente después de que el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, visitara Corea del Sur para la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno el fin de semana, dijeron expertos.

“Hay una fisura definida en la alianza. Puede verse en la cara de Pence”, dijo Van Jackson, un ex asesor de políticas del secretario de Defensa de los EEUU. “Estados Unidos y Corea del Sur quieren presentar un frente unido, pero tienen prioridades completamente diferentes: Corea del Sur no quiere la guerra y Estados Unidos no quiere que Corea del Norte tenga armas nucleares”.

A pesar del enfoque de línea dura de Washington para tratar con Corea del Norte, Pence hizo una pequeña concesión el lunes, diciendo que Estados Unidos estaba dispuesto a hablar directamente con Corea del Norte en lo que llamó “presión máxima y compromiso al mismo tiempo”, según el Washington Post.

Sin embargo, si los esfuerzos de Corea del Sur conducen a conversaciones directas entre los EEUU y Corea del Norte, esas negociaciones serían “ridículas”, dijo Jackson.

“Un lado exige un desarme inmediato y el otro dice que nunca renunciará a sus armas nucleares”.

Pero a lo largo de las sedes olímpicas había una sensación de euforia. Los días de las amenazas de Kim Jong-un hacia los EEUU parecían historia antigua.

Con información de The Guardian

Las últimas noticias de hoy directo en tu WhatsApp. Guarda el número 664-731-8702 en tus contactos, envía un mensaje con la palabra "LISTO" y mantente informado con la información más importante.

Siguenos en Facebook y Twitter
Arriba