Exhortan a poner atención a enfermedades reumáticas

Aun cuando no se puede afirmar que el clima influya en la prevalencia ni en las causas que desencadenan las enfermedades reumáticas, es claro que el frío es un factor que incide en el agravamiento de los síntomas, ya que los músculos se contraen como mecanismo de defensa, lo que provoca que surja dolor en pacientes con estos padecimientos, advirtió el doctor Óscar Castro Guevara, director de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 38 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en San Luis, Río Colorado, Sonora.

Señaló que también la humedad influye, así como los cambios barométricos de la presión, afectando a los fibroblastos y algunas terminaciones nerviosas, que agravan el cuadro clínico de estas patologías, por lo que la relación frío-dolor articular, es una manifestación empírica de los pacientes.

Detalló que existen alrededor de 300 diferentes enfermedades reumáticas por lo que las causas que las originan son tantas como patologías existentes. Se pueden agrupar con carácter inflamatorio, como por ejemplo las artritis; las degenerativas, como la artrosis; las que afectan a los huesos y aquéllas en las están afectadas las partes blandas, como las tendinitis y la fibromialgia.

De todas ellas, la artrosis es la más común, afectando a 80 por ciento de la población mayor de 65 años, padecimiento que provoca molestias locales, como lumbalgias, dolores cervicales o el llamado hombro doloroso.

El síntoma más común es el dolor y no siempre se es capaz de encontrar una causa concreta, por lo que el paciente debe acudir al médico familiar para recibir mayor información sobre su padecimiento, evolución, tratamiento y cómo afrontar el dolor cuando éste se agudiza, ya sea por el cambio de temperatura o cualquier otra razón.

Castro Guevara recalcó que la erradicación de la enfermedad no se garantiza, los tratamientos que ofrece el Instituto permiten aliviar los síntomas y mantener una adecuada capacidad para moverse, desplazarse y cuidar de sí mismo en la mayoría de los casos, afortunadamente, dijo, pocos enfermos padecen incapacidades graves.

Finalmente, recomendó, para contribuir a una buena calidad de vida, adoptar hábitos saludables que deben mantener a lo largo de todo el año, como practicar ejercicio físico moderado, de forma que no pierdan la funcionalidad de las articulaciones; una correcta higiene postural y si el paciente tiene sobrepeso, perder kilos.

Comenta la noticia

Arriba