El fracaso de Clinton deja a miles de mujeres desamparadas

Hillary Clinton había previsto festejar su victoria en una sala con un techo de vidrio inmenso, pero su fracaso frente a Donald Trump le impidió romper esa barrera simbólica, dejando desamparadas a miles de mujeres que temen por sus derechos.

Una de las razones por las cuales Natasha Dodge votó por la candidata demócrata fue la perspectiva de suprimir los obstáculos que entorpecen el avance profesional de las mujeres.

“No hay más lugar para nosotras”, lamentó esta estudiante de 19 años cuando se enteró de los resultados de la elección.

Para Natasha, Clinton era una “figura maternal” y cree que el discurso del presidente electo podría “normalizar el odio contra las mujeres”.

Para Julie Potyraj, de 29 años, el fracaso de Clinton es algo “muy personal” que demuestra que “las mujeres siempre tendrán que esforzarse más y (que) nunca será suficiente”.

El techo de vidrio “es más sólido de lo que muchos anticiparon”, señaló Daniel Moshenberg, especialista en temas de género de la Universidad George Washington, quien constató el abatimiento de varias votantes.

En 2008 Clinton ya había usado la imagen del techo de vidrio, tras la primaria demócrata en la que perdió ante Barack Obama, para agradecer a sus seguidores por haber dejado “18 millones de grietas” en el “techo de vidrio más alto y más duro”.

El miércoles 9, tras perder la elección ante Trump, Clinton pidió nuevamente disculpas por no lograr quebrar ese famoso techo. “Algún día alguien lo hará, y espero que ello suceda antes de lo que creemos hoy”, lanzó frente a muchas jóvenes en llanto.

Comenta la noticia

Arriba