No es su ídolo pop, sino un bot. Los fanáticos vitorean de cualquier manera.

(Drew Anthony Smith/The New York Times)

NUEVA YORK ⎯ En enero, Christina Ausset, una fanática de Maroon 5 de 24 años de edad y residente en Francia, vio una atractiva publicación en Twitter de otra de las seguidoras del grupo: “¡Acabo de tener una conversación con Maroon 5! ¡Genial!”

La interacción, resultó, había sido realizada en Facebook Messenger con el chatbot de Maroon 5, un programa automatizado diseñado para responder a órdenes básicas. No exactamente una conversación con Adam Levine, señaló Ausset, pero no importó. Ella ahora alegremente conversa también con el bot.

“¡Tener a Maroon 5 en Messenger”, escribió en un correo electrónico, “te hace sentir realmente cerca de tus artistas favoritos!”

Para las celebridades que usan Twitter, Instagram y Snapchat para dar un toque personal a sus interacciones con los fanáticos, la siguiente frontera de las redes sociales es una deliberadamente impersonal: los chatbots, una forma menor de inteligencia artificial que puede ser empleada para enviar actualizaciones de noticias, distribuir contenido promocional e incluso poner a prueba material nuevo.

En el mundo de la música, “bot” a menudo es una mala palabra, que conjura las herramientas usadas por los revendedores de boletos. Sin embargo, 50 Cent, Aerosmith, Snoop Dogg y Kiss han delegado a chatbots el ofrecer respuestas automáticas en Facebook Messenger, manejando el flujo de preguntas que abrumarían a cualquier humano.

Cuando alguien contacta a Maroon 5 en Messenger, sale una burbuja de texto: “Hola”, dice. “Soy el bot de Maroon 5. ¿Quieres ser el primero en enterarte cuando demos a conocer nueva música?” Sigue una serie de preguntas de opción múltiple, lo cual lleva al fanático por un camino lleno de emojis y videoclips; enlaces a redes sociales luego dirigen a otros fanáticos de vuelta al bot.

Es una interacción intencionalmente sencilla, creada a través de tecnología desarrollada por una empresa emergente llamada Octane AI. Sin embargo, incluso en sus respuestas programadas, los chatbots pueden transmitir una personalidad humana, dijo Christina Milian, una cantante y actriz que ha estado entre las primeras proponentes de la tecnología, y ayudó a fundar Persona Technologies, un competidor de Octane.

“Siento como si fuera personal”, dijo Milian de su propio chatbot. “Definitivamente son mis palabras. Es como yo hablo. Mis fanáticos saben cómo hablo”.

Sin embargo, no todos los bots de celebridades están a ese nivel de verisimilitud verbal. El de Aerosmith, por ejemplo, responde a virtualmente todas las preguntas con “Rock on” (una expresión en inglés que significa “genial”).

Pero Milian dijo que la inteligencia de su bot la sorprendió incluso a ella. “Cuando me estoy comunicando con mi propio chatbot”, dijo, “a veces veo y me digo: ‘¡Oh, eso es tan propio de mí!’”

Los chatbots también pudieran ofrecer un vistazo al futuro de la industria de la música, que está empezando a involucrar conciertos de realidad virtual, algoritmos de listas de reproducción y asistentes virtuales como Alexa de Amazon, dijo Cortney Harding, una consultora de compañías de tecnología musical y autora de “How We’ll Listen Next: The Future of Music From Streaming to Virtual Reality”.

“A medida que se desarrolla la IA, todo se dirige a un mundo de realidad mixta”, dijo Harding, “donde uno puede marcar a un holograma de su estrella pop favorita y tener ‘conversaciones reales’ con la versión artificialmente inteligente de esa persona”.

Octane AI, fundada hace un año, es una de un puñado de compañías de tecnología que personalizan estos programas para la industria del entretenimiento, con clientes que incluyen a Interscope Records, el sello discográfico detrás de Maroon 50 y 30 Seconds to Mars. Matt Schlicht, el director ejecutivo de Octane AI, dijo que con más de mil millones de usuarios, Messenger ⎯ la aplicación de chat conectada con Facebook ⎯ era demasiado grande para que las celebridades la ignoren. Y una vez que estén poniendo atención, los bots de su compañía pueden ayudarles a hacer un uso eficiente del mismo.

Los chatbots se han vuelto una parte común de la interacción en línea para importantes empresas de consumo; Domino’s, por ejemplo, permite a los clientes usar uno para ordenar una pizza. Se han extendido rápidamente desde abril del año pasado, cuando Facebook hizo posible que los desarrolladores crearan bots en Messenger.

El cambio hizo a Messenger un canal más útil para transmitir información a numerosos receptores, y para muchos artistas y mercadólogos solucionó un problema frustrante: A medida que ha crecido Facebook, sus listados de noticias se han atestado más ⎯ por no mencionar la intromisión de los algoritmos ⎯ haciendo que sea cada vez más difícil contactar con los seguidores.

Chris Mortimer, el jefe de mercadotecnia digital de Interscope, dijo que Messenger ahora era un medio esencial para que sus artistas contactaran con sus fanáticos.

“En este momento, una bandeja de Facebook Messenger es lo que una bandeja de correo electrónico era antes de que los emisores de correos basura la invadieran”, dijo.

Los clientes de Octane AI dicen que las tasas de respuesta a sus chats son extraordinariamente altas. Según la compañía, cuando sus bots envían una nueva notificación, entre 50 y 75 de sus suscriptores abren el mensaje y dan clic a un enlace en un plazo de 10 minutos. Los bots se han vuelto populares para los músicos aun cuando han sido lentos en ponerse al corriente en general; en una conferencia en septiembre, un ejecutivo de Facebook llamó a la tecnología “exagerada”, y dijo que los primeros ejemplos eran poco impresionantes. Sin embargo, Milian dijo que su cuenta de Messenger había atraído a dos millones de personas desde que lanzó su bot en octubre.

Maroon 5 también demostró su valor para la investigación comercial. En febrero, un día antes de que el grupo lanzara su sencillo “Cold”, envió un fragmento de 10 segundos de la canción a sus seguidores del chatbot. En 24 horas, los fanáticos enviaron 100,000 mensajes al bot, y compartieron el fragmento ampliamente en redes sociales.

“Se puede realizar un muy firme análisis de sentimiento en un instante”, dijo Ben Parr, director de mercadotecnia de Octane AI.

Quizá su novedad ayude a las altas tasas de involucramiento de los chatbots. Pero conforme se propaguen, tendrán que ser reconciliados con la mala percepción que tiene el público general de los bots, la cual se ha estado formando durante años debido al uso de los bots en cuentas de redes sociales falsas y, especialmente, en el boletaje. Los bots se han convertido en una plaga tal en el mercado de la reventa mundial que el año pasado el presidente Barack Obama firmó un proyecto de ley federal que prohíbe su uso en la compra de boletos para espectáculos.

“Odio la palabra bot”, dijo Josh Bocanegra, director ejecutivo de Persona, quien fundó la compañía con Milian. “Nunca se ha asociado con algo positivo”,

bocanegra entró en la industria el año pasado, después de hacer un bot de Selena Gómez para entretener a su hija. Persona crea chatbots personalizados para clientes que incluyen a Snoop Dog y uno para el personaje de Christian Grey de “50 Shades Darker”, que dice a las fanáticas que si no puede confiar en ellas, “no tendré más opción que darles nalgadas”. Bocanegra dijo que un bot básico pudiera solicitarse por 2,500 dólares más cargos de mantenimiento.

Octane AI, que permite que cualquiera use su tecnología para crear un bot, no cobra por sus servicios. La compañía es apoyada por 1.6 millones de dólares proporcionados por inversionistas que incluyen a la firma de capital aventurero General Catalyst, y dice que lanzará funciones que generarán ingresos pronto.

Hasta ahora, la capacidad de los bots para crear interacciones con estrellas pop ⎯ incluso si esas interacciones se programan en código computacional ⎯ ha sido suficiente para intrigar a los fanáticos.

Sue Winett, una fanática de Maroon 5 en el área de Los Ángeles, señala orgullosamente que a los 61 años de edad es mucho mayor que el admirador promedio del grupo. Pero dijo que su amor por el mismo le había llevado a todas las formas de redes sociales ⎯ su cuenta de Twitter es @AdoreAdamLevine, por el cantante principal del grupo ⎯ y que aparte de algunos problemas en la programación, estaba disfrutando el chatbot del grupo.

“Sé que es un robot”, dijo Winett. “¿Me intimida que sea un robot? No”.

Ben Sisario
© 2017 New York Times News Service

Comenta la noticia

Arriba