La conexión entre Trump y Rusia está siendo investigada por el FBI, confirma Comey

Brian Snyder/Reuters

El director del FBI, James Comey, confirmó por primera vez que la agencia está investigando posibles connivencias entre la campaña Trump y Moscú para influir en el resultado de las elecciones presidenciales.

Comey se había negado previamente a comentar sobre la existencia de tal investigación, pero dirigiéndose al comité de inteligencia de la Cámara, Comey cambió de rumbo y dijo que había sido autorizado a apartarse de esa política.

“En circunstancias inusuales donde es de interés público, puede ser apropiado hacerlo”, dijo el director del FBI. “Esta es una de esas ocaciones. El Departamento de Justicia me autorizó a confirmar que el FBI, como parte de nuestra misión de contrainteligencia, está investigando los intentos del gobierno ruso de interferir en las elecciones presidenciales de 2016. “

Comey dijo que la investigación incluía la posibilidad de que se hubieran cometido actos criminales.

“No puedo decir más acerca de lo que estamos haciendo y cuya conducta estamos examinando”, dijo Comey, agregando que proporcionaría más detalles al comité a puertas cerradas.

Comey confirmó que el FBI inició la investigación contra la inteligencia a fines de julio de 2016, señalando que para una investigación de ese tipo era “un período relativamente corto de tiempo”. Dijo que era “imposible decir” cuando terminaría.

Comey apareció junto al director de la Agencia de Seguridad Nacional, el almirante Michael Rogers, en una investigación del Congreso sobre el alcance y el propósito de la intervención rusa en las elecciones de 2016.

Las divisiones entre los miembros republicanos y demócratas eran evidentes desde el comienzo de la audiencia. El presidente Devin Nunes, republicano y miembro del equipo de transición de Trump, intentó poner énfasis en las fugas de las agencias de inteligencia sobre la investigación y particularmente en los contactos entre el ex asesor de seguridad nacional Michael Flynn y el embajador ruso en Washington.

El demócrata en el comité, Adam Schiff, usó su declaración de apertura de 15 minutos para delinear un caso de acusación que exponía a todos los contactos conocidos o reportados entre miembros del equipo de la campaña Trump y funcionarios rusos, la mayoría de los cuales habían sido negados por la campaña de Trump.

“¿Es posible que todos estos eventos e informes no tienen nada que ver, y nada más que una coincidencia totalmente infeliz?”, Preguntó Schiff. “Sí, es posible. Pero también es posible, quizás más que posible, que no sean coincidencias, y que los rusos usaran las mismas técnicas para corromper a los estadounidenses que han empleado en Europa y en otros lugares. Simplemente no lo sabemos, todavía no, y le debemos al país el averiguarlo “.

Si Trump o su gente cooperaron con las llamadas “medidas activas” de Rusia, dijo Schiff, “representaría una de las traiciones más impactantes de la democracia en la historia … empañaría nada menos que el futuro de nuestra democracia y de la democracia liberal . “

Sin embargo, ambos miembros del Congreso se pusieron de acuerdo sobre un tema: llamaron a la acusación de Trump de que Obama le había espiado como completamente falsa. Schiff dijo que “no hay evidencia alguna que respalde esa acusación calumniosa”, y Nunes –que sugirió que podría haber ocurrido otra vigilancia “impropia” sobre Trump– dijo: “Sabemos que no hubo ninguna interferencia física en la Trump Tower”.

Más adelante, Comey dijo que ni el FBI ni el Departamento de Justicia tenían ninguna información para apoyar esas alegaciones tuiteadas de Trump.

“No tengo información que respalde esos tweets, y eso que lo hemos mirado cuidadosamente; el Departamento de Justicia me ha pedido que comparta con ustedes que la respuesta es la misma en todos sus componentes “.

En cuanto a la afirmación del presidente de que él era una víctima de macarthismo, el director del FBI dijo: “Trato muy difícilmente de no seguir ningún -ismo de cualquier clase, incluyendo el macarthismo.”

Rogers dijo que la NSA tampoco tenía información sobre tal vigilancia, y dijo que era ilegal que la NSA pidiera a su contraparte británica, el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ, por sus siglas en inglés), que realizara ese espionaje en su nombre.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, causó consternación en el GCHQ y en Downing Street la semana pasada al leer en voz alta una afirmación de un comentarista de la cadena Fox de que GCHQ había llevado a cabo la vigilancia de la campaña Trump para la administración Obama. Rogers dijo que estaba de acuerdo con el rechazo de la declaración y dijo que “frustra a un aliado clave”.

Comenta la noticia

Arriba