No es lo mismo comer que tirarse los platos

En una más de sus ocurrencias, el presidente  Enrique Peña Nieto, se voló la barda, pues en su visión, las carencias que enfrentan la mayoría de los mexicanos, los gasolinazos y las  consecuentes protestas,  solo existen en nuestras mentes!

“Quienes digan que vivimos en un país que está en crisis, crisis es seguramente lo que pueden tener en sus mentes, porque no es lo que está pasando”.

En nuestras mentes deben existir igualmente, la violencia, las ejecuciones y los secuestros derivados del predominio que los grupos criminales han alcanzado a lo largo del territorio nacional gracias a las alianzas con los distintos niveles de gobierno.

Así, Peña Nieto alcanza alturas de frivolidad en su discurso, equivalente a la reina María Antonieta, la esposa de Luis XVI a quien se atribuye la frase que si el pueblo tenía hambre, que comiera pastel.

No es invento de nuestra mente la crisis presupuestal que agobia al gobierno federal, y que si ya era considerable durante el sexenio de Felipe Calderón, con la complacencia de Margarita Zavala, se ahonda durante el gobierno de Peña Nieto.

Su distorsión de la realidad es similar a la del emperador que va desnudo por las calles, creyendo que solo los tontos son aquellos que no pueden admirar la elegancia de su recién confeccionado traje. De esa magnitud es la distorsión de la realidad que padece el presidente.

Pero el de Peña Nieto es un discurso deshilvanado, sin concordancias, que refleja a un hombre que habla como aquellos motivadores profesionales que vendían la ilusión de que bastaba con desear la riqueza para salir de pobre . Igual que Karimme de Duarte, la esposa del ex gobernador veracruzano que repetía una y otra vez en sus libretas “merezco la abundancia”.

Peña Nieto dijo que cuando hay crisis no hay empleo, sino desempleo,  y ensalzó la creación de 2.6 millones de puestos de trabajo formales en los cuatro años de su mandato. Además, el presidente mexicano citó los últimos datos del Inegi en cuanto a desempleo, con una tasa de 3.5 por ciento,  la más baja desde hace 11 años.

El mandatario dijo que pese al entorno mundial complejo, México ha crecido, pero  olvida  decir que no como su administración prometió. La expectativa de crecimiento económico, en pleno auge de las reformas estructurales, era de al menos 5% anual.

Además, Enrique Peña Nieto afirmó que el buen momento que pasa el empleo en nuestro país explica porque actualmente, muchos mexicanos que se fueron para encontrar una oportunidad en la principal economía del mundo estén regresando.

“Son más lo que migran de regreso a a su tierra que aquellos que, eventualmente, desde México están migrando hacia los Estados Unidos”.

Parece que el presidente olvida que desde que inició el gobierno de  Donald Trump, cientos de connacionales viven en el temor y ya muchos de ellos han sido deportados. Sus datos para afirmar que son más los mexicanos que regresan a su tierra, carecen de sustento y son como muchas veces más, estadísticas sacadas de contexto, que no reflejan la realidad.

Con su discurso señor presidente lo único que demuestra es que no sabe como vive su pueblo, usted debe de saber que el pueblo tiene hambre, no es lo mismo comer que tirarse con los platos.

 

Comenta la noticia

Arriba