Los 40 años de ‘Proceso’ han sido de “encontronazos y victorias”: Rodríguez Castañeda

OAXACA, Oax. (apro).- La historia de la revista Proceso en 40 años “es de guerra permanente, de batallas y combates, de victorias y derrotas, de amor y de odio y de frecuentes encontronazos”, reveló el director del semanario Rafael Rodríguez Castañeda durante la 36 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO 2016) .

En la charla en la que estuvo acompañado de los escritores Juan Villoro e Ignacio Solares, el directivo reafirmó que “Proceso nace como producto de una confrontación con el poder y a esa historia no renunciamos, hoy como ayer, Proceso vive confrontado con los poderes por hecho de ser como es y hacer lo que hace”.

También resaltó que “exponer semana a semana en la revista –y día a día en nuestra página de Internet– las lacras de una sociedad con frecuencia hipócrita y las tonterías de los hombres de poder, se alcanza mediante el instrumento, hoy como ayer vigente, el de un periodismo de investigación”.

Ante un numeroso público que se concentró en la alameda central de esta capital, el también autor de los libros El policía y El lado oscuro de Enrique Peña Nieto, mencionó que “nuestro lema en este aniversario es 40 años haciendo historia y, en efecto, la historia lo fueron los acontecimientos y sus protagonistas, pero también hemos sido actores involuntarios en actos de agresión, acoso, insulto, represión, boicot. Algunos de nuestros compañeros han sido asaltados y aun asesinados”.

Sin embargo, agregó, “en estos años no hemos dado un solo paso atrás ni hemos modificado un ápice esa línea”.

Rodríguez Castañeda recordó que “hace 10 años, en nuestro 30 aniversario, le dijimos a nuestros lectores y detractores, así somos y aquí estamos, al cumplir 40 años, lo reiteramos, así somos y aquí estamos”.

Entonces, “para nosotros no es un cumpleaños (…) Proceso es el ejemplo prototípico de lo que es la decisión de un grupo trabajadores del periodismo de mantenerse, de seguir lanzando al público, que nos recibió en noviembre de 1976, una expectativa de rompimiento de lo que parecía llegar a México de manera casi inevitable, que era el silencio encabezado por el entonces presidente Luis Echeverría con el golpe a Excélsior y contra la dirección de Julio Scherer García”.

“Por eso digo que vienen los hombres del poder y en particular expresidentes con los que nos ha tocado compartir la historia, desde Luis Echeverría a Enrique Peña Nieto, todos fantasmales e invitados en esta celebración”.

Luego mencionó que la conmemoración del 40 aniversario de la revista Proceso está inmersa en un inquietante universo de presencias, esencias y ausencias. “En este acto en que se mezclan las alegrías y las tristezas de antaño y del presente”.

El directivo agradeció a las varias generaciones de lectores, los que fueron, los que han sido y los que son, “los que se han constituido en la razón de ser de nuestra existencia, y todos los que están presentes en esta celebración que a lo largo de cuatro décadas han hecho posible a Proceso y sus productos subsidiarios, sus ediciones especiales, su agencia informativa Apro, así como su página de Internet y sus libros”.

También reconoció a generaciones completas de trabajadores del periodismo, reporteros, corresponsales, fotógrafos, articulistas, redactores, editores, correctores, diseñadores, todos ellos a quienes ha mantenido unidos, más allá de un ideal o causas comunes, el afán profesional de poner en manos del público productos de mayor calidad y confiabilidad posibles.

Además, hizo un reconocimiento a quienes, desde el anonimato, conforman las estructuras administrativa y comercial de Comunicación e Información SA (CISA), la empresa editora de la revista creada en 1976.

En cuanto a la historia del semanario, Rafael Rodríguez Castañeda dijo que “aquí están presentes, quieran o no, los hombres del poder, a ellos, a su conducta pública y, en ocasiones, a su conducta privada, es que ha sido reivindicada la vida misma de Proceso”.

Lo que ha dado sentido a Proceso, acotó, “es un periodismo convencido de sus principios, la crítica tenaz, independiente, sin reticencias ni concesiones o claudicaciones, amante de la verdad y de los valores que han convertido a la revista en lectura imprescindible y punto de referencia inevitable en la vida nacional”.

En su participación, Rodríguez Castañeda también recordó que hay ausencias porque, “alevosa como es la muerte, se ha llevado en breve tiempo a personajes fundamentales de nuestra historia, y evoco aquí a Julio Scherer, fundador y pilar de Proceso, reportero siempre, maestro de reporteros, cuyo recuerdo presente permanece en el espíritu de Proceso, y algo que no ha sido fácil desde enero de 2014 es soportar esa ausencia física”.

“Como tampoco ha sido fácil enfrentar la pérdida de Vicente Leñero, Enrique Maza, José Emilio Pacheco, Carlos Monsiváis, Carlos Montemayor, y ahora Rogelio Naranjo, así como infanterías y cuadros medios de esta casa editorial”.

Comenta la noticia

Arriba