Los distintivos anticontaminación, obligatorios para los vehículos en París

Los vehículos que circulen en París deberán exhibir a partir de este lunes un distintivo anticontaminación, una medida que se suma al arsenal que están adoptando algunas capitales europeas contra las emisiones nocivas.

Del verde para los más ‘limpios’ al gris para los más contaminantes, todos los vehículos, incluidos los de dos ruedas o los de matrícula extranjera, deberán llevar la etiqueta, que determinará su nivel de emisiones de gases contaminantes, como óxidos de nitrógeno, partículas, etc.

En concreto, este dispositivo persigue prohibir a los vehículos más nocivos durante episodios de contaminación, que se multiplicaron en los últimos meses en París.
La alcaldía quiere reducir a la mitad el número de automóviles en la capital francesa y prohibir el diésel de aquí a 2020.

París prohibió en septiembre de 2015 la circulación de camiones, autobuses y autocares anteriores a 2001. Desde entonces, otras ciudades francesas siguieron sus pasos.
Desde mediados del año pasado, algunas categorías de vehículos particulares tampoco pueden circular entre semana, como los que cuenten con más de 20 años.

Durante los episodios de contaminación, la circulación alterna aplicada hasta ahora -que autoriza solo a los vehículos con matrícula par o impar a circular durante la jornada y al revés al día siguiente-, será reemplazada por la diferenciada.

“Los vehículos menos contaminantes podrán continuar circulando, mientras que los otros deberán quedarse en el garaje”, subraya Christophe Najdovski, adjunto de Transportes en la alcaldía.
“Es lo que se hace en Berlín desde 2008. Cerca de 200 ciudades en Europa ya utilizan este tipo de zonas [ecológicas], y ha resultado ser eficaz”, añade.
– Controles “pedagógicos” –
Para los coches particulares, habrá seis categorías de adhesivos: verde para ‘emisiones cero’, como los eléctricos o los que funcionan con hidrógeno, violeta (1) para algunos de gasolina, o gris (5) para los diésel.

Según el Ministerio de Medio Ambiente, ya se encargaron 2,5 millones de distintivos. Las autoridades aplicarán cierta permisividad durante los primeros meses con controles “pedagógicos”. Pasado ese tiempo, impondrán multas de entre 68 y 135 euros, según las categorías.

Unos 600.000 vehículos circulan cada día en París, entre ellos 100.000 camionetas y camiones, y otras tantas motos y motocicletas.
Algunos colectivos se levantaron en armas contra la medida, como la Federación de Moteros Airados, que convocó una manifestación este lunes en señal de protesta.
– La circulación alterna en Europa –

En Europa, la circulación alterna es una de las medidas que más se aplican durante los episodios de contaminación.
Es el caso por ejemplo de Bruselas, Atenas y varias ciudades italianas, donde, no obstante, se está imponiendo cada vez más un programa de limitación progresiva del tránsito, en función del número de días que dure el episodio.

Madrid ha aplicado una sola vez la circulación alterna, el pasado 29 de diciembre. Desde 2015, durante los momentos de mayor exposición a las partículas contaminantes, la alcaldía limita la velocidad y prohíbe aparcar en el centro a vehículos particulares.

En el centro de Londres, desde 2003 se aplica un peaje urbano de lunes a viernes, con exoneraciones para residentes y vehículos poco contaminantes.
Según un estudio, cinco años después de la entrada en vigor de la medida, las concentraciones de partículas disminuyeron un 3% en la zona de pocas emisiones y 1% en el exterior, pero no se observó ninguna variación significativa de las de óxido de nitrógeno.

Comenta la noticia

Arriba