Los distribuidores de relatos imprimen historias cortas para amenizar la espera

La literatura ha invadido Grenoble (Francia), primera ciudad del mundo en instalar distribuidores de relatos cortos en lugares donde la espera está asegurada. La idea se puso en práctica el pasado mes de octubre y en su primer mes de vida ya hubo más de 10.000 textos que ayudaron a los franceses a mantener su paciencia intacta.
Sibieude confiesa que su empresa lanzó estas diez distribuidoras hace dos meses en forma de experimento, en centros culturales y oficinas de turismo, para demostrar que los relatos cortos encuentran con facilidad la aceptación del público independientemente de la herramienta utilizada para llegar a él.

Comenta la noticia

Arriba