“Mal humor social” se profundiza entre los mexicanos: Inegi

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— El mal humor social se profundizó en el último año en varios aspectos de la vida de los mexicanos, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al dar a conocer los resultados del módulo de Bienestar Autorreportado (BIARE) con información a enero de 2017, el organismo de estadística reveló que por segundo año consecutivo la satisfacción de vida de los mexicanos se redujo.

En una escala de 0 a 10, el promedio de satisfacción con su vida entre la población adulta en el ámbito urbano se situó en 7.9 en enero de 2017, mientras que en el mismo mes de 2016 se ubicó en 8.0, promedio que a su vez venía retrocediendo respecto de enero de 2015, cuando marcó 8.2.

Según el Inegi, el concepto de bienestar subjetivo se refiere al reporte en primera persona de distintos aspectos de la experiencia de vida de la población.

Estos reportes, solicitados por el instituto a población de 18 años y más, comprenden tres aspectos: Satisfacción con la vida en general y con aspectos específicos de la misma, denominados dominios de satisfacción; fortaleza anímica y sentido de vida, es decir, su grado de acuerdo con enunciados referidos al concepto de eudemonía; y por último, el balance afectivo, que explora la prevalencia de estados anímicos positivos o negativos en un momento de referencia.

El panorama del mal humor social es el siguiente:

Cuando el Inegi se refiere a los aspectos específicos o dominios de satisfacción, la “seguridad ciudadana” presenta el nivel de satisfacción más bajo, con un promedio de 4.7 en enero de 2017, disminuyendo siete décimas respecto del mismo mes del año anterior.

Por su parte, “la satisfacción con el país” se ubica en 5.5, siendo el dominio que presenta el mayor retroceso (1.1 puntos) en comparación con el mismo mes de 2016, cuando registró una calificación de 6.6.

La “ciudad en la que se vive” es otro aspecto que retrocedió en el transcurso de los últimos 12 meses, de un promedio de satisfacción de 7.1 a 6.7.

Estos tres dominios de la vida pública registran su menor nivel desde enero de 2014.

De hecho, la brecha entre enero de 2016 y del 2017, siete aspectos específicos o dominios de satisfacción presentaron disminución (país, seguridad ciudadana, ciudad, perspectivas a futuro, tiempo libre, nivel de vida y relaciones personales), mientras que los cinco restantes se mantuvieron sin cambios (vivienda, vecindario, logros en la vida, actividad u ocupación y estado de salud).

Aún más:

En todos los dominios de satisfacción, salvo el de “actividad u ocupación”, se ha dado un aumento en el porcentaje de población insatisfecha, destacando tres aspectos asociados con la vida pública:

El porcentaje de la población “insatisfecha” con la ciudad pasó de 8.6% en enero de 2016 a 12.5% un año después; el de población “insatisfecha” con el país estuvo cerca de duplicarse, pasando de 12.7% en enero de 2016 a 25.1% en el mismo periodo de 2017; mientras que los insatisfechos con la seguridad ciudadana alcanzaron 36.6% en enero de 2017, luego de concentrar 29.0% de la población urbana un año atrás.

En contraste, un mínimo porcentaje de población se encuentra insatisfecha con sus logros en la vida (1.6%); en tanto que el rubro relaciones personales concentra el mayor porcentaje de población satisfecha (56.6%); es decir, que otorgan a este aspecto una calificación de 9 o 10.

“En suma, en México las personas se sienten más satisfechas con ámbitos de la vida privada que con el ámbito público y el contraste se ha hecho aún más marcado en enero de 2017”, recalcó el Inegi.

En el aspecto de eudemonía, que se relaciona con el bienestar subjetivo, la métrica consiste en ver qué tanto la persona entrevistada se identifica con enunciados que denotan fortaleza, debilidad anímica, así como sentido de vida, la situación es la siguiente:

Entre enero de 2016 y enero de 2017, de los nueve enunciados de valencia positiva, ha disminuido la identificación por parte de la población en cuatro de ellos: “soy una persona afortunada”, “me siento bien conmigo mismo”, “la mayoría de los días siento que he logrado algo” y “soy optimista con respecto a mi futuro”.

El Inegi precisó que lo anterior sugiere que, en promedio, existe alguna merma, si bien marginal, en las reservas anímicas de la población adulta durante el período estudiado.

Por último, el tercer aspecto relacionado con el bienestar subjetivo es el balance afectivo o anímico. Para aproximarse a él, se pidió al entrevistado determinar, en una escala de 0 a 10, qué tanto del día anterior a la entrevista experimentó estados anímicos positivos y negativos.

De esta forma, se registró un retroceso en los estados anímicos positivos, respecto de enero de 2016, resultado del descenso en el promedio de estados anímicos: “de buen humor”, con “energía o vitalidad y emocionado o alegre”; mientras que ha aumentado el promedio del estado anímico negativo referente a “sentirse de mal humor”.

 

Comenta la noticia

Arriba