El Papa Francisco pide perdón por el papel de la iglesia en el genocidio de Ruanda

Getty

El Papa Francisco ha pedido perdón por el papel de la Iglesia Católica en el genocidio ruandés de 1994, en el cual 800.000 personas fueron asesinadas en 100 días de violencia. Los “pecados y fracasos de la iglesia y sus miembros” habían “desfigurado el rostro” del catolicismo, dijo.

Hablando después de reunirse con el presidente ruandés, Paul Kagame, el Vaticano reconoció que algunos sacerdotes y monjas católicos habían “sucumbido al odio y la violencia” al participar en el genocidio.

Según el Vaticano, Francisco “expresó el deseo de que este humilde reconocimiento de los fracasos de ese período, que desafortunadamente desfiguró el rostro de la Iglesia, contribuya a una” purificación de la memoria “y pueda, con esperanza y renovada confianza, promulgar un futuro de paz “.

Entre abril y junio de 1994, unos 800.000 tutsis étnicos y hutus moderados fueron asesinados por extremistas hutus en una ola de violencia provocada por la muerte del presidente rwandés, Juvénal Habyarimana, un hutu, cuando su avión fue derribado. La violencia se extendió desde la capital, Kigali, al resto del país, alentado por la guardia presidencial y la propaganda radial.

El asesinato fue dirigido por una milicia llamada Interahamwe, pero se urgió a los ciudadanos comunes a unirse. En algunos casos, los Hutus fueron obligados por el personal militar a asesinar a sus vecinos tutsis.

Alrededor de 200 sacerdotes y monjas –Tutsis y Hutus– estaban entre los asesinados. Pero otros sacerdotes y monjas fueron cómplices o incluso tomaron parte en la violencia. Miles de personas fueron asesinadas en iglesias donde buscaron refugio. Un estimado de 5.000 personas murieron en la iglesia católica de Ntarama el 15 de agosto de 1994: el sitio es ahora uno de los seis monumentos más importantes de Ruanda.

Un sacerdote, el padre Athanase Seromba, ordenó que su iglesia fuera demolida con 2.000 tutsis que se refugiaban en su interior. Otro, el padre Wenceslas Munyeshyaka, ayudó a elaborar listas de personas para ser asesinadas y violadas, de acuerdo con las acusaciones emitidas por el tribunal penal internacional de la ONU para Rwanda en 2005.

La Iglesia Católica se vio comprometida por sus antiguos vínculos políticos con la élite gobernante hutu. El arzobispo Vincent Nsengiyumva se sentó en el comité central del partido gobernante durante casi 15 años, incluso cuando implementó políticas que discriminaban a los tutsis.

Una vez que comenzaron las masacres, en lugar de usar sus afiliaciones políticas para instar al régimen a detener el asesinato, se negó incluso a calificarlo de genocidio. Testigos dijeron que se mantuvo en pie mientras sacerdotes tutsis, monjes y una monja fueron llevados para ser asesinados.

La declaración del Vaticano dice que el Papa “imploró nuevamente el perdón de Dios por los pecados y los fracasos de la iglesia y sus miembros, entre los cuales sacerdotes y religiosos que sucumbieron al odio y la violencia, traicionando su propia misión evangélica”.

El año pasado, los obispos católicos de Ruanda se disculparon por “todos los males cometidos por la iglesia” durante el genocidio. Su declaración reconoció que los miembros de la iglesia planearon, ayudaron y llevaron a cabo el genocidio y que la iglesia local había resistido más tarde los esfuerzos del gobierno y grupos de sobrevivientes para reconocer la complicidad de la iglesia en el asesinato en masa.

Un informe sobre el genocidio encargado por la Organización de la Unidad Africana dijo que la iglesia en Rwanda había ofrecido “apoyo indispensable” al régimen hutu durante el asesinato, y que los líderes de la iglesia habían desempeñado un “papel escandalosamente conspicuo” en el genocidio al no tomar una posición moral contra él.

“Esta posición fue fácilmente interpretada por los cristianos comunes como un respaldo implícito de los asesinatos, al igual que la estrecha asociación de los líderes de la iglesia con los líderes del genocidio”, dijo.

Durante las dos décadas siguientes al genocidio, el Vaticano sostuvo que, aunque el clero individual había cometido crímenes terribles, la iglesia carecía de responsabilidad institucional.

Después del genocidio, una red católica ayudó a sacerdotes y monjas que habían sido cómplices de la violencia para llegar a Europa y evadir la justicia. Munyeshyaka se hizo cargo de una iglesia católica en Gisors, en el norte de Francia, mientras que Seromba cambió su nombre y se convirtió en un párroco en Florencia.

Carla del Ponte, fiscal principal del tribunal internacional, acusó posteriormente al Vaticano de obstruir la extradición de Seromba para ser juzgado.

La reunión del pontífice con Kagame en el Vaticano el lunes fue un “paso adelante positivo”, dijo el gobierno ruandés.

“La reunión de hoy se caracterizó por un espíritu de apertura y respeto mutuo”, dijo la ministra ruandesa de Asuntos Exteriores, Louise Mushikiwabo. “Nos permite construir una base más sólida para restaurar la armonía entre los ruandeses y la iglesia católica”.

Sin embargo, añadió, “la negación y la trivialización del genocidio continúan floreciendo en ciertos grupos dentro de la iglesia y los sospechosos de genocidio han sido protegidos de la justicia dentro de las instituciones católicas”.

Philip Gourevitch, autor de “Queremos informarle que mañana seremos asesinados con nuestras familias”, un relato del genocidio, dijo que la declaración del Papa fue “un cambio significativo de tono”, pero no una disculpa.

“Es un paso significativo hacia el reconocimiento de la mancha profunda en la iglesia. Pero ha habido algunos casos bien documentados de que la iglesia sacó de Ruanda presuntos sacerdotes genocidas y los protegió de los intentos de hacerlos responsables “, dijo al Guardian.

La población de Ruanda, antigua colonia belga, es abrumadoramente cristiana, con números similares de católicos romanos y protestantes. Desde el genocidio, muchos católicos se han unido a las iglesias pentecostales.

Comenta la noticia

Arriba