Reportan 300 incidentes raciales o discriminatorios en EU desde el triunfo de Donald Trump

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Centro Legal sobre la Pobreza en el Sur (SPLC) informó que desde el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales del pasado martes 8, en Estados Unidos se han reportado al menos 300 incidentes raciales o discriminatorios.
El presidente del SPLC, Richard Cohen, abrió una página especial en su sitio de Internet para reportar los incidentes, donde además describe sus características y su ubicación, además de poner en marcha el hashtag #Reporthate para denuncias individuales.
“Han ocurrido en todas partes, en escuelas, en centros comerciales como Wal-Mart, en la calle”, precisó.
En un despacho informativo, la agencia Notimex señaló que la abrumadora mayoría de los incidentes denunciados corresponden a expresiones raciales o de odio dirigidas contra afroamericanos, seguidos de incidentes contra inmigrantes –aunque no se desglosa el origen étnico de las víctimas–, así como contra musulmanes y la comunidad LGBT.
Otros incidentes se han dirigido contra la comunidad asiática, aunque en menor proporción, así como contra mujeres y personas con impedimentos físicos. En una docena de casos se han dibujado suásticas o se han reportado intentos de reclutamiento del Ku Klux Klan.
En el estado de Nueva York apareció en una pared la leyenda “Haz a Estados Unidos blanco otra vez”, con el emblema nazi de la suástica. Tanto la Policía como el gobierno estatal decidieron investigar el incidente como un crimen de odio, de acuerdo con el gobernador Mario Cuomo.
“Nueva York tiene una tolerancia cero contra los prejuicios, el miedo y el odio, y para aquellos que busquen erosionar los valores en los que fue fundado el estado y la nación”, afirmó el gobernador.
En Filadelfia, la Universidad de Pensilvania investiga una serie de mensajes racistas enviados desde Oklahoma a uno de sus estudiantes afroamericanos.
“La cuenta de Internet contiene imágenes y mensajes violentos, racistas y repugnantes. Nuestra policía y personal de seguridad está tratando de localizar la fuente exacta y ver qué pasos se pueden dar para cerrar la cuenta”, indicó la institución en un comunicado.
En San Diego, la Universidad estatal inició una pesquisa por un incidente racial en el que una de sus estudiantes musulmanas, ataviada con el tradicional hijab, fue confrontada por dos adultos blancos, quienes le arrebataron su mochila y las llaves de su auto y le robaron.
En Bethesda, un suburbio de clase media alta de Maryland, estudiantes de una escuela secundaria se burlaron de sus compañeros de origen latino con comentarios de que se regresarán a sus países o a pizcar vegetales a la frontera.
Otros estudiantes han sido vistos dentro de cafeterías escolares portando pancartas con el nombre de “Trump” y entonando el coro de “Construyan el Muro”.
En la Universidad Estatal de Texas, las autoridades investigan la aparición de volantes que insultan a los mexicanos: “Ahora que nuestro hombre Trump fue elegido y que los republicanos son dueños tanto del Senado como la Cámara, es hora de organizar escuadrones de vigilantes para emplumar e ir a arrestar y a torturar a esos desviados líderes universitarios que se la pasan parloteando sobre toda esa basura de la diversidad”.
Al respecto, Trump dijo sentirse “entristecido” por las reacciones de sus seguidores, aunque reconoció que se enteró hasta que se lo comentó la periodista Leslie Stahl en una entrevista con el programa 60 Minutos de la cadena CBS.
“Lo que digo es basta. Si eso ayuda, lo diré, y lo diré directo a la cámara: Basta”, añadió el presidente electo.
Cohen, el presidente del SPLC, sostuvo que los supremacistas de Estados Unidos perciben que su “hombre” se apresta a tomar el poder, y lamentó que personajes como Stephen Bannon y Kris Kobach trabajen en el equipo de transición y se preparen para ser funcionarios de la Casa Blanca.
E tanto, el capítulo del KKK en Carolina del Norte, Los Leales Caballeros Blancos de Pelham, tiene previsto realizar un desfile para celebrar el triunfo de Donald Trump, el próximo 3 de diciembre, a pesar de que fue denunciado por el propio Partido Republicano estatal y por el presidente electo.
“Estamos disgustados y condenamos esta ideología extremista (…) en los más fuertes términos posibles”, externó el presidente del Partido Republicano en Carolina del Norte, Robin Hayes.

Comenta la noticia

Arriba