Resfriados requieren atención médica, su descuido puede traer complicaciones fatales

Un resfriado común mal cuidado o atendido por automedicación puede evolucionar en forma crónica hasta llegar a neumonía, ya que la prevalencia de las bajas temperaturas favorece los contagios de Infecciones Respiratorias Agudas (IRAS), como la rinofaringitis, faringitis, bronquiolitis y sus complicaciones.

El doctor Abdel Karin Montoya Carrillo, director de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 18 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Tijuana, explicó que las IRAS son padecimientos que afectan muy frecuentemente a niños y personas de la tercera edad, ya que los virus o bacterias que diseminan el padecimiento entran al organismo a través de la nariz o boca cuando una persona enferma estornuda o tose frente a otra, así como por consumir alimentos contaminados con la saliva de un enfermo.

Explicó que la neumonía es una enfermedad inflamatoria de origen infeccioso causado por bacterias y virus, cuya frecuencia se incrementa en esta época del año debido a la humedad y a los cambios bruscos de temperatura, afecta principalmente a la población infantil y a los ancianos, así como a las personas con alguna patología agregada como los enfermos con VIH o pacientes con bronquitis crónica y enfisema, quienes aumentan la consulta de primero y segundo nivel.

Una neumonía, se caracteriza por tos, respiración dolorosa, temperatura de 38 a 40 grados, dolor en el tórax, expectoración verde amarillenta, dificultad respiratoria (disnea) y ruido respiratorio.

Destacó que el diagnóstico clínico requiere de estudios de rayos X y laboratorio para conocer el sitio afectado y el grado de infección; así como un análisis de expectoración para conocer la clase de bacteria que está causando esta enfermedad.

Las neumonías graves requieren de hospitalización para incrementar el tratamiento farmacológico y proporcionar oxígeno bajo supervisión médica. Asimismo, apuntó que la neumonía es curable con medidas generales como la ingesta abundante de líquidos, una buena alimentación, prescripción de antibióticos y jarabes para manejar las secreciones; también fisioterapia, que consiste en dar palmadas con la mano cerrada en la parte posterior del tórax.

Montoya Carrillo aseguró que evitar esta y otras complicaciones causadas por IRAS es sencillo abrigándose, evitando los cambios bruscos de temperatura, ingiriendo líquidos en abundancia, con una alimentación sana basada en frutas, verduras, cereales y proteínas, evitar auto medicarse y en caso de presentar cuadro gripal, acudir con el médico.

Comenta la noticia

Arriba