Rusia y Turquía acuerdan un plan de alto el fuego para todo el territorio sirio

Turquía y Rusia acordaron un plan de alto el fuego para todo el territorio de Siria que entraría en vigor a medianoche, anunció este miércoles la agencia turca Anadolu, sin ser aún confirmado por Rusia ni los rebeldes sirios.
El plan apunta a extender al conjunto del territorio sirio el alto el fuego instaurado hace dos semanas en Alepo, tras unas negociaciones apadrinadas por Moscú y Ankara, que permitió la evacuación de miles de combatientes y civiles de los barrios rebeldes de la segunda ciudad de Siria.
El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, afirmó que no tiene “suficientes informaciones” para confirmar este acuerdo. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que pronunció un discurso en la mañana del miércoles, no mencionó tampoco el cese del fuego.
Un responsable rebelde sirio afirmó por su parte a la AFP en Beirut, bajo condición de anonimato, que los detalles no fueron sometidos a la deliberación de los bandos rebeldes y, por lo tanto, no hay acuerdo.
Labib al Nahas, que administra las relaciones exteriores del poderoso grupo islamista rebelde Ahrar al Cham, también afirmó en Twitter esta tarde que los grupos revolucionarios armados no recibieron “proposición oficial a propósito de un cese el fuego”. “Decir que aprobaron el cese del fuego es incorrecto”, afirmó.
Turquía y Rusia están trabajando para que el plan entre en vigor este mismo miércoles a medianoche, precisó Anadolu, sin dar más detalles.
En caso de éxito, el acuerdo servirá de base para las negociaciones políticas entre el régimen sirio y la oposición, que Moscú y Ankara quieren organizar en Astaná, la capital de Kazajistán.
La agencia tampoco precisa dónde y cómo se acordó el plan, pero en las últimas semanas hubo conversaciones entre Turquía, Rusia y representantes de la oposición siria en Ankara.
Una nueva reunión entre representantes rusos, turcos y de la oposición siria armada se llevará a cabo el jueves por la mañana en Ankara, anunció por su parte la televisión catarí Al Jazeera.
Rusia y Turquía son poderes muy activos dentro del conflicto sirio, donde apoyan a diferentes fuerzas adversas.
Turquía apoya a los rebeldes y pide la salida del poder del presidente sirio, Bashar al Asad, a quien Rusia, al igual que Irán, apoya indefectiblemente.
Sin embargo, en los últimos meses, tras superar la crisis provocada por el derribo de un caza ruso por parte de la fuerza aérea de Turquía, en la frontera sirio-turca a finales de 2015, ambos países comenzaron a cooperar estrechamente en Siria.
– ‘Determinación’ –
Hasta el momento no se ha fijado ninguna fecha para las reuniones de Astaná, pero la portavoz del Ministerio ruso de Relaciones Exteriores, Maria Zajarova, dijo en la víspera que esa reunión todavía estaba en ciernes, y que, de todos modos, no reemplazaba las negociaciones de Ginebra, previstas para comienzos de febrero.
Los precedentes acuerdos de alto el fuego en Siria negociados por Rusia y Estados Unidos nunca lograron consolidarse.
El martes, en un discurso público, el presidente turco, Recep Tayip Erdogan, criticó de forma virulenta la política occidental en Siria, caracterizada, según él, por promesas incumplidas.
Erdogan acusó además a los países occidentales de apoyar no sólo a las milicias kurdas sirias, que Ankara considera como terroristas, sino también al grupo yihadista Estado Islámico (EI).
Sin embargo, en una reacción airada, la embajada estadounidense en Turquía rechazó la “considerable desinformación que circula en los medios” en torno a las operaciones contra el EI en Siria.
“Afirmaciones de que el Gobierno de Estados Unidos apoya al Dáesh [acrónimo árabe para el EI] no son verdaderas”, agregó.
Entretanto, este miércoles, 22 civiles, entre ellos diez niños, murieron en ataques aéreos por parte de aviones no identificados contra una localidad en manos del EI en el este petrolero de Siria, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).
Desde 2011, la guerra en Siria ha causado la muerte de más de 310.000 personas.

Comenta la noticia

Arriba