Siete años de guerra en Siria

AFP / Louai Beshara

Un saldo de más de 320,000 muertos y 11 millones de desplazados son el resultado de siete años de guerra en Siria; y, para conmemorar tan funesto aniversario, un bombazo suicida en Damasco se llevó las vidas de 25 personas, y decenas de heridos más. Éste atentado es el segundo en menos de cinco días en la capital siria, pues este mismo sábado perdieron la vida 74 personas más en una explosión.

Las conversaciones de paz -realizadas en Kazajistán- hace tiempo que están en punto muerto; tanto así, que los grupos rebeldes se han abstenido de participar en la tercera ronda de negociaciones.

El 15 de marzo de 2011, en el marco de la llamada ‘Primavera árabe’, fue la fecha en que comenzaron las manifestaciones hacia el gobierno de Bashar al Asad, luego de que éste ordenara el arresto y la tortura de estudiantes que habían escrito lemas contra el régimen. La dura represión a las protestas derivó prontamente en una guerra civil que ha marcado la política de la región en los últimos años.

La comunidad internacional, dividida ante el conflicto, ha derivado en dos bandos distintos: Rusia e Irán, apoyando por un lado al régimen de al Asad, y Estados Unidos, Turquía y la comunidad europea apoyando a los opositores.

Es éste último el que parece haber perdido la guerra. Tras la caída de Aleppo, principal bastión insurgente, y aunando la injerencia de grupos yihadistas como el Estado Islámico y al masivo apoyo militar de Moscú, los insurgentes se encuentran en condición crítica.

El pueblo sirio, desgastado por el conflicto, pide hoy paz. Pero la tela social está desgarrada, los platos ya están rotos, y Siria ha dado un paso atrás en la carrera de la humanidad.

Con información de AFP

Comenta la noticia

Arriba