Acusan a la nominada de Trump para directora de la CIA de permitir torturas

La nominada de Trump para dirigir la agencia es acusada de haber administrado un centro clandestino de detención y de haber autorizado la destrucción de videos de torturas.

torturas
AFP/Getty Images
Tamaño

A A A

Gina Haspel se convertirá en la primera mujer directora en los 70 años de historia de la CIA. Pero destrozar ese techo de cristal dependerá de si podrá ofrecer al Senado de EEUU una explicación convincente sobre su oscuro pasado relacionado con torturas a sospechosos.

Hace más de una década, Haspel supervisó una infame prisión secreta de la CIA en Tailandia, donde un sospechoso de terrorismo, Abd al-Rahim al-Nashiri, recibió el submarino, un proceso que simula el ahogamiento. También se dice que redactó órdenes para destruir evidencia en video de tales torturas, lo que provocó una larga investigación del departamento de justicia que terminó sin cargos.

“Es maravilloso que este presidente o cualquier presidente quiera nominar a una mujer como jefa de la CIA, pero no a Gina Haspel”, dijo John Kiriakou, ex agente de la CIA que se ha pronunciado sobre el submarino en el pasado. “Debe haber 50 mujeres en todo el gobierno que estén calificadas para ocupar el puesto”. Dijo que su presunta implicación en la tortura era “descalificante”.

Aunque Donald Trump ha criticado al ex presidente George W. Bush y su guerra contra el terror, su selección de Haspel ha evocado la era que desperdició la autoridad moral de Estados Unidos en muchos ojos: el aumento del estado de seguridad, las imágenes indelebles de los prisioneros en la bahía de Guantánamo, el uso de las llamadas técnicas de “interrogatorio mejorado”, como la privación del sueño y el submarino, que muchos condenan como tortura.

Trump tiene una reputación de favorecer a los de afuera, y afirma estar “drenando el pantano” de Washington, pero en Haspel, de 61 años, ha hecho una elección altamente convencional consistente con sus predecesores. Se unió a la CIA en 1985, cuando Ronald Reagan era presidente y la guerra fría todavía en progreso, y ha servido en varios puestos encubiertos en el extranjero, incluso como jefa de la estación de la CIA en Londres. El entonces director de la CIA, John Brennan, en 2013 la nombró subdirectora del Servicio Nacional Clandestino, pero se le negó una promoción permanente frente a la oposición del Congreso.

Dianne Feinstein, la demócrata que presidió el comité de inteligencia del Senado cuando produjo un amplio informe de 2014 que describe los severos programas de detención e interrogación de la CIA, exigió el jueves la liberación de documentos clasificados sobre los interrogatorios pasados ​​de la CIA.

Con información de The Guardian

Las últimas noticias de hoy directo en tu WhatsApp. Guarda el número 664-731-8702 en tus contactos, envía un mensaje con la palabra "LISTO" y mantente informado con la información más importante.

Siguenos en Facebook y Twitter
[fbcomments]
Arriba