Actualidad

Acusan a madre de asesinar a su hija, dijo que tenía una enfermedad terminal

Una madre de Colorado que buscó donaciones para cubrir tratamientos médicos para su hija fue acusada de asesinato tras descubrirse que no estaba enferma.

hija terminal
AP

Una madre de Colorado que buscó donaciones para cubrir tratamientos médicos para su hija y promovió la “lista de deseos” de la niña para cumplir sus sueños antes de morir, fue acusada de asesinato de la niña de siete años, que anteriormente se creía que padecía una enfermedad terminal.

En una acusación del gran jurado revelada el lunes, Kelly Renee Turner, de 41 años, también conocida como Kelly Gant, fue acusada de 13 cargos criminales que incluyeron abuso infantil, robo y fraude caritativo en la muerte de Olivia Gant en 2017.

La acusación formal alega que Turner causó la muerte de Olivia Gant en 2017, no las múltiples enfermedades que la madre afirmó que la niña tenía y que provocaron aventones publicitados con policías y bomberos. La Fundación Make-A-Wish, que concede deseos a niños críticamente enfermos, también pagó alrededor de $ 11,000 por una fiesta de disfraces de “princesa murciélago”.

Turner fue arrestado el viernes en un hotel del área de Denver y retenido sin fianza, dijo la oficina del alguacil del condado de Douglas. No está claro si tiene un abogado que pueda hablar en su nombre.

La causa de la muerte de Olivia no quedó clara de inmediato. Originalmente se atribuyó a insuficiencia intestinal, según la acusación emitida el jueves y reportada por primera vez por KUSA-TV.

Su cuerpo fue exhumado el año pasado, y una autopsia no encontró evidencia física de esa enfermedad u otras afecciones que Turner afirmó que sufría la niña, incluido el trastorno convulsivo y la acumulación de líquido en las cavidades profundas del cerebro. La muerte de Olivia ahora aparece como indeterminada.

Los investigadores dicen que Olivia había estado usando un tubo de alimentación y fue ingresada en julio de 2017 en el Children’s Hospital de Colorado, donde los médicos dijeron que su nutrición era deficiente.

Un médico dijo a los investigadores que Turner quería retirar toda la atención médica y la alimentación artificial de su hija porque su calidad de vida era muy mala. Dijo que ella insistió en que firmara una orden de “no resucitar” para su hija.

Los médicos dijeron que Olivia no podría sobrevivir con la nutrición intravenosa, y a Turner se le dio la opción de llevarla a su casa para recibir cuidados paliativos, según la acusación. Olivia murió unas semanas después.

Varios médicos entrevistados dijeron que Olivia no tenía una enfermedad terminal. La niña comenzó a recibir tratamiento en el hospital en 2013 después de mudarse de Texas, donde se quedó el esposo de Turner.

La investigación sobre la muerte de Olivia comenzó después de que los médicos en el hospital sospecharan el año pasado después de que Turner trajo a su hija mayor por “dolor en los huesos”, según la acusación.

Durante una entrevista, los investigadores dijeron que Turner mencionó espontáneamente el síndrome de Munchausen, un trastorno psicológico en el que los padres o cuidadores buscan atención de la enfermedad de sus hijos o dependientes y, a veces, les causan lesiones que requieren atención.

Con información de The Guardian

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter
Arriba