Actualidad

Atleta olímpica subasta medalla para cirugía de un pequeño

La medallista olímpica Maria Andrejczyk subastó su medalla de plata para apoyar una causa, sin embargo, la persona que ganó rechazó recibir la presea.

IMAGEN CORTESIA

La lanzadora de jabalina polaca Maria Andrejczyk se llevó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Tokio. Si bien podría haber quedado en segundo lugar en los juegos, lo que hizo a continuación fue oro puro.

Menos de dos semanas después de ascender al podio de los ganadores, Andrejczyk dio un extraordinario salto de generosidad al subastar su medalla para recaudar fondos para Miłoszek Małys, un niño polaco de ocho meses que necesitaba urgentemente una cirugía cardíaca.

El atleta nunca había conocido a Miłoszek ni a su familia. Se enteró de sus luchas a través de las redes sociales. Pero Andrejczyk, de 25 años, sobreviviente de cáncer, sabía lo importante que podía ser obtener atención médica a tiempo.

“Miłoszek tiene un defecto cardíaco grave, necesita una operación”, publicó Andrejczyk en su página de Facebook. “También cuenta con el apoyo de arriba de Kubuś, un niño que no llegó a tiempo, pero gente maravillosa decidió donar sus fondos a Miłoszek. Y así es como yo también quiero ayudar. Es por él que estoy subastando mi medalla de plata olímpica ”.

En total, se estimó que los costos de los gastos médicos más el viaje desde Polonia a la Universidad de Stanford en California, donde se realizaría la operación, ascenderían a 1,5 millones de zlotys polacos (unos 385 mil dólares).

Con la mitad de la suma ya recaudada a través de contribuciones en línea, Andrejczyk esperaba que su medalla trajera el resto. La oferta ganadora no solo cumplió sino que superó los objetivos originales de recaudación de fondos.

“¡Tenemos al ganador!”, publicó Andrejczyk. “El viernes recibí esta maravillosa información, y debido al hecho de que ustedes queridos ya han hecho maravillas y las fuerzas conjuntas han pagado más que el equivalente de la medalla inicial a la cuenta de Miłoszek, decidí terminar la subasta para que nuestro Miłoszek reciba el monto total lo antes posible y pueda volar a los EEUU”.

A pesar de lo lamentable que pudo haber estado al ver desaparecer su medalla, Andrejczyk estaba encantada de saber que las ganancias de su venta se destinaron a una causa digna.

“El verdadero valor de una medalla siempre permanece en el corazón”, dijo Andrejczyk, citado por The Times de Londres. “Una medalla es solo un objeto, pero puede ser de gran valor para otros. Esta plata puede salvar vidas, en lugar de acumular polvo en un armario. Por eso decidí subastarlo para ayudar a los niños enfermos ”.

Pero parece que los postores ganadores, la cadena de tiendas de conveniencia polaca Zabka, tenían sus propios planes bastante grandes. En honor a su forma de ganar tanto en el campo olímpico como fuera de ella, la compañía le devolvió la medalla a Andrejczyk.

“Nos conmovió el hermoso y extremadamente noble gesto de nuestra atleta olímpica, decidimos apoyar”, publicó Zabka en Facebook. “También decidimos que la medalla de plata de Tokio se quedará con la señorita María, quien demostró lo que significa ser una verdadera campeona”.

Si bien la plata siempre se ha considerado un metal precioso, en este caso su valor para ayudar a salvar la vida de un niño no tiene precio, y esa es una victoria de proporciones olímpicas para todos.

Con información de Good News Network

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter

Las más leídas

Arriba