Ciencia y Tecnología

Degustan los vinos que estuvieron un año en el espacio

Luego de haber estado en el espacio, regresaron a la Tierra varios productos vinícolas como parte de un experimento y éstos fueron los resultados y sabor.

IMAGEN CORTESIA

Finalmente se abrieron botellas de vinos traídas recientemente de la Estación Espacial Internacional y se bebieron, varias de ellas, con fines de investigación.

Después de haber estado a la deriva a 273 millas sobre la superficie de la Tierra durante un año, una docena de botellas de Petrus Pomerol, así como 320 fragmentos de vides de uva, se regresaron a la Tierra como parte de un experimento para estudiar los cambios en las plantas en entornos de gravedad mínima, luz y humedad.

Tener el honor de descorchar y compartir una copa de vino en el Instituto de Investigación del Vino y la Viña de Burdeos es algo hermoso, pero la cata de vinos en el espacio especial fue algo tan único que hizo llorar a los organizadores y catadores.

El programa no es solo un ejercicio en exceso sino un importante experimento científico para comprender cómo reaccionan las plantas al estrés.

En la Tierra se está familiarizado con muchas de las formas en que las plantas se protegen de los insectos, el calor, el agua y más. Pero cosas como la gravedad cero o la radiación no se entienden en la mayoría de las plantas, pero deben serlo por varias razones.

Si los seres humanos no pueden frenar o revertir el calentamiento del planeta, más radiación del Sol llegará a la superficie de la Tierra. Si esperamos disfrutar del vino en el espacio o en medio de un clima cambiante, los productores de vino deben ser capaces de comprender qué es el estrés letal para las plantas y qué es el estrés manejable.

El experimento confirmó que los confines fríos e ingrávidos de la ISS no arruinaron el vino, pero parecen hacerlo envejecer más rápido.

Del mismo modo, los fragmentos de vid sobrevivieron al viaje y crecieron más rápido, incluso en las condiciones restrictivas.

Fueron 12 entendiso quienes probaron las botellas cegadas junto con una añada idéntica añejada de una bodega normal. De manera deliciosa, no hay dos catadores que describan la misma experiencia, y algunas de las notas informan del olor a fogatas, cuero curado y naranja quemada.

“El que había quedado en la Tierra, para mí, era todavía un poco más cerrado, un poco más tánico, un poco más joven. Y el que había estado en el espacio, los taninos se habían suavizado, salió el lado de más aromáticos florales ”, dijo Jane Anson, experta en vinos y escritora, según AP.

“El vino de Burdeos es un vino que obtiene su singularidad de su historia, pero también de sus innovaciones”, dijo a AP directamente Christophe Chateau, del Consejo de Enólogos de Burdeos, quien dio la bienvenida a la investigación. “Y nunca debemos dejar de innovar”.

Con información de Good News Network

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter

Las más leídas

Arriba