Deslave preocupa a residentes del fraccionamiento Rosario

Ante el deslave, vecinos del fraccionamiento Rosario, aseguraron que la empresa responsable no se ha hecho cargo de la situación.

TIJUANA, Baja California.- Desde el paso de la tormenta Hilary por la ciudad de Tijuana, los residentes de la privada Isla Mujeres del fraccionamiento Rosario han tenido que lidiar con el temor de que una fábrica caiga sobre sus casas.

El huracán provocó la caída de tres bardas de dicha compañía, según una residente afectada. Esa noche, escucharon un estruendo que cimbró las viviendas, pensando que había sido un sismo, sin embargo, fue la caída de las bardas.

“En las lluvias pasadas del huracán Hilary, la obra que está en construcción de las fábricas colapsó la barda de la bodega, la barda de seguridad de unos 15 metros más o menos. Colapsó y causó un estruendo grande. Se cimbraron todas las casas y las ventanas. Fue muy fuerte. Pensamos que era un temblor, pero después vimos la barda que estaba colapsando. Después, toda la noche se siguieron cayendo las paredes, después la estructura de metal, las láminas y todo lo que conlleva la bodega que estaban construyendo”, relató una vecina.

En ese momento, llamaron a las autoridades correspondientes. La Policía Municipal y la Dirección de Protección Civil arribaron para monitorear la zona y verificar si había un riesgo para las casas. Sin embargo, la residente afectada indicó que la dependencia aseguró que en ese momento no había riesgo, pero que en un futuro sí.

“Se llamó a Protección Civil y vino la Policía Municipal, vieron y dijeron que no había un riesgo. Pero eso ya pasó y hasta ahora no han vuelto. Nosotros no sabemos hasta qué punto puede colapsar si sigue la lluvia, porque la obra está completamente destruida, las paredes se cayeron. Protección Civil nos dijo que no había riesgo inmediato, pero que era un riesgo que podría ocurrir en determinado tiempo si continuaba y la empresa no reparaba pronto el daño que se estaba ocasionando”, comentaron los afectados.

Son cuatro casas que están en riesgo, ya que, de seguir colapsando, podría caer ahí. Por lo tanto, exigen que las autoridades correspondientes tomen cartas en el asunto, pues el Ayuntamiento de Tijuana no le ha prestado suficiente atención a su problema y los dueños de la empresa no se han pronunciado al respecto.

Con información de Ixshel Gómez