Actualidad

Dos hombres cuidan y alimentan a animales de Fukushima

Luego del desastre nuclear ocurrido en Fukushima, dos hombres decidieron regresar, a pesar de la radiación, y cuidar de los animales abandonados.

IMAGEN CORTESIA

JAPÓN.- Cuando las nubes de radiación comenzaron a fluir por el aire alrededor de la planta nuclear de Fukushima, se les dijo a 160 mil residentes que simplemente huyeran de ahí.

Sin embargo, parece que solo escucharon 159 mil 998 residentes. Los otros dos, Naoto Matsumura y Sakae Kato, se quedaron.

Evidentemente, la ciudad no poseía a uno, sino a dos hombres cuyo amor por los animales se rompía a través de su sentido innato de autoconservación; hombres que renunciarían a todo en lugar de condenar a otros seres al hambre.

Viviendo dentro de la zona de exclusión de 12.5 millas alrededor del reactor dañado, los dos hombres, sin parentesco entre sí, viven solos mientras cuidan a decenas de animales callejeros que quedaron atrás cuando se dio la orden de evacuación.

Los informes de Reuters y DW afirman que Kato, de 57 años, tiene 41 gatos que viven con él en su casa en las montañas, junto con un perro callejero que adoptó llamado Pochi. Kato dice que se quedará con sus gatos y se asegurará de que estén cómodos durante toda su vida.

La generosidad de Kato no se limita a sus propios animales y se ha dedicado a alimentar a los jabalíes locales, considerados plagas por el gobierno.

Matsumura abandonó la ciudad al principio, pero regresó poco después por sus propios animales. Una vez que regresó, el ahora de 55 años se dio cuenta de que las mascotas y el ganado de todos los demás todavía estaban allí, por lo que comenzó a cuidar de una amplia comunidad de animales, incluidos cerdos, gatos, perros, ponis, avestruces y vacas.

Cuando fue evacuado por primera vez, algunos miembros de su familia fuera de la zona de exclusión le dijeron que no podía quedarse con ellos debido al riesgo de contaminación.

Los campos de refugiados fuera del área se estaban llenando rápidamente, y Matsumura sintió que todo era demasiado complicado.

En 2015 regresó a la zona de exclusión y se dio cuenta de que los perros domésticos locales no habían comido en varios días.

Después de que quedó claro que nadie regresaría al vecindario, se puso a desencadenar perros de los árboles, dejar salir a las vacas de sus establos y alimentar a todo lo que lo necesitara, lo que le valió el apodo de “Guardián de los animales de Fukushima”.

Según los científicos de JAXA, la agencia espacial nacional japonesa, Matsumura es también el “campeón”, el hombre más irradiado del país.

A pesar de esto, le han dicho que probablemente pasarán entre 30 y 40 años antes de que la radiación comience a arruinar su biología, una línea de tiempo que lo verá “probablemente muerto para entonces”.

Con información de Good News Network

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter

Las más leídas

Arriba