Ciencia y Tecnólogía

La ecolocalización podría ayudar a las personas ciegas

El estudio confirma la precisión del uso de los clics en la boca para identificar la ubicación de los objetos a través de la ecolocalización.

ecolocalización
Christopher Thomond for the Guardian

Algunas personas que son ciegas aprenden la extraordinaria habilidad de la ecolocalización, utilizando clics bucales para explorar su entorno de una manera comparable a como navegan los murciélagos.

Ahora los científicos han descubierto nuevos conocimientos sobre cómo se realiza esta hazaña, lo que podría ayudar a otros a aprender la habilidad.

El estudio confirma que las personas pueden identificar objetos con una alta tasa de precisión al escuchar los ecos de los clics en la boca y que hacen alteraciones sutiles a sus patrones de clic dependiendo de la ubicación del objeto.

La mayoría de las personas que nacen ciegas son muy sensibles a la acústica de su entorno: utilizan los ecos que rebotan en los objetos, las paredes y los edificios para navegar y evitar las colisiones. Sin embargo, en los últimos años ha habido una conciencia cada vez mayor de la capacidad de algunas personas ciegas para utilizar los clics bucales para realizar una ecolocalización activa. Un experto estadounidense en ecolocalización, Daniel Kish, utiliza la técnica para construir con precisión un bosquejo mental de una habitación, así como usarlo para ir en bicicleta de montaña a lo largo de nuevos senderos.

Lore Thaler, quien dirigió el trabajo en la Universidad de Durham, dijo: “Desde una perspectiva científica, está firmemente establecido que las personas pueden hacer esto”.

Thaler dijo que la habilidad a menudo emerge espontáneamente en los niños, ya que experimentan con formas de explorar su entorno. “Hemos descubierto que terminan haciendo cosas similares, a pesar de que han desarrollado la habilidad de forma independiente”, agregó.

El conocimiento de los tipos de estrategias que usan los expertos podría ayudar a entrenar a otras personas con discapacidad visual en la ecolocación, espera Thaler. “Es una habilidad muy fácil de aprender”, agregó.

La técnica se usa generalmente junto con un bastón o perro guía, no como un reemplazo, pero puede ayudar a evitar colisiones con objetos a la altura de la cabeza y da una impresión de un entorno más amplio, que otros medios no pueden hacer.

“Te da una impresión de espacio a mayor escala, que algunas personas que son ciegas de nacimiento realmente pueden tener problemas”, dijo Thaler.

Con información de The Guardian

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter
Arriba