El respeto a la línea ajena es la paz: el estrago del cruce diario

Todos aquellos que gozan del beneficio de cruzar la línea fronteriza han vivido la experiencia de tener que esperar para poder cruzar la línea.

línea
Eduardo Borboa
Tamaño

A A A

Todos aquellos que gozan del beneficio de cruzar la línea fronteriza de Tijuana a San Diego han vivido la experiencia de tener que esperar de minutos a horas para poder cruzar la línea. Durante este trayecto podemos disfrutar todos los puestos del camino o apreciar a nuestros compañeros de ruta, muchas veces envidiando cuando su línea  avanza más rápido.  Ahí es cuando entre muchos se pierde el respeto y es que en el intento de uno por meterse a otra línea podemos presenciar sustos, insultos y choques.

Muchas veces en la desesperación por llegar a tu destino  decidimos hacer el cambio y si lo logramos sin ningún altercado, en su mayoría parece como que la fila de al lado siempre avanza más rápido. Esto puede dejarse pasar por muchos otros automovilistas una vez dentro de la zona de cruce; pero si todavía te encuentras afuera (por vía rápida o entre calles) los policías o los mismos ciudadanos pueden hacerte pensar dos veces antes de querer saltarte la cola.

Hace un par de semanas una amiga mía que iba de copiloto con su familia en la línea de Tijuana a San Diego por el cruce San Ysidro, tuvo un pequeño altercado. Ese día La línea iniciaba por Hospital General. Un conductor que no se encontraba en fila para cruzar a San Diego le pidió el pase para irse al carril extremo izquierdo (el cual te lleva a Playas), argumentando que se había equivocado; ella y su familia accedieron, pero el señor que venía acompañado por su hija se incorporó al carril para el cruce a San Diego contrario a lo que había pedido. Todos en el carro se sintieron ofendidos y decidieron tomar acción, la copiloto descendió del carro y se paró frente a la ventada del señor que tenía alrededor 50 años, ella le expresó su molestia, le dijo que ellos les habían dado el pase de buena fe, y que no era justo que él se aprovechara de esto, que  el mundo de por sí está lleno de gente injusta, porque atentar contra la fe y confianza de las personas de esa forma, le resultaba lamentable que una persona busque su beneficio través de engaños. Él con desdén la interrumpió y empezó a ofenderla. Mi amiga en su molestia sacó su celular y comenzó a grabar diciéndole que si no pensaban salirse de la fila, subiría un video a redes sociales para que la gente conociera su mal comportamiento y abuso. El descendió del carro rápida y agresivamente, los acompañantes de mi amiga hicieron lo mismo, pero ella al darse cuenta que la situación estaba saliéndose de control regresó a su auto. Ella y sus acompañantes una vez dentro de su coche, fueron abordados por el señor y su hija donde le pidieron (suplicaron) que no subiera el video y prometieron salir de la fila. Así fue y el balance en la línea volvió.

Este es solo un hecho de los cientos que han sucedido y probablemente seguirán sucediendo. Es un hecho que no tuvo consecuencias mayores.  La conciencia que tenemos como usuarios de este cruce debe aumentar; y es que en el afán de llegar más rápido podemos volvernos irresponsables y soberbios. La realidad es que si todos respetáramos la línea de cruce, está funcionaria mejor y las esperas serían más cortas.  Empecemos respetando a los otros usuarios, siendo cuidadosos en el cambio de línea, haciéndonos responsables de nuestros actos y claro portando los documentos requeridos, así como conociendo que es permitido cruzar.

Las últimas noticias de hoy directo en tu WhatsApp. Guarda el número 664-731-8702 en tus contactos, envía un mensaje con la palabra "LISTO" y mantente informado con la información más importante.

Siguenos en Facebook y Twitter

Comenta la Noticia

Arriba