En las calles desiertas de Mosul, el humo precede al fuego de las armas

Bagdad -La ciudad iraquí de Mosul está envuelta en una densa nube negra, que cubre sus calles desiertas, mientras la población se debate entre la esperanza de que termine el régimen de los yihadistas y el temor por la ofensiva que viene, contó a la AFP uno de sus habitantes.
Un día después de que comenzara la operación militar para arrebatar al grupo Estado Islámico (EI) su último gran bastión en Irak, Mosul, segunda mayor aglomeración del país, los yihadistas buscan protegerse de los ataques aéreos de la coalición internacional.
“La atmósfera es extraña, el cielo está siempre nublado por el humo negro de los neumáticos que queman los yihadistas”, contó por teléfono Abu Saif, de 47 años.
“También hay humo proveniente del aceite que Dáesh (acrónimo árabe del EI) quema sin cesar en las trincheras cavadas en torno a la ciudad para moverse sin ser vistos”, describió.
El hombre señaló que las calles de la gran metrópolis del norte de Irak, donde viven casi 1,5 millones de personas, están vacías. Tanto los civiles como los combatientes están encerrados.
“La gente se queda en sus casas desde el inicio de los bombardeos (el lunes)”, de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, aseguró Abu Saif, residente del este de la ciudad.
“Uno pensaría que muchos yihadistas ya dejaron este lado de la ciudad y que atravesaron el río (Tigris)” hacia el oeste, dijo.
Explicó también que desde Bartala, la ciudad cristiana ubicada al este de Mosul, desde donde avanzan las tropas iraquíes y las milicias kurdas, se escuchan bombardeos y explosiones.
Los expertos militares afirmaron que por la parte este de Mosul debería ser más fácil el avance, ya que los yihadistas se apostarían en el oeste. Fue en esta ciudad donde los yihadistas declararon la fundación del califato en junio de 2014.
“Pero todavía tienen muchos francotiradores escondidos en posiciones altas (en el este) y se sabe que muchos coches bombas están listos y que instalaron bombas por todos los caminos”, afirmó Abu Saif.