En México ya no queremos queso sino salir de la ratonera!

Entre 2016 y 2017 el gas se ha disparado hasta 48 por ciento, porcentaje que varía de estado en estado pues el precio ya no está controlado

Diseño / PSN.SI
Tamaño

A A A

México ya no quiere queso sino salir de la ratonera en que nos han dejado atrapados a los mexicanos los gobiernos neoliberales del PRI y del PAN y las reformas estructurales que lejos de facilitarnos la vida, nos han encarecido absolutamente todos los bienes o servicios prestados o concesionados por el gobierno federal.

La industria azucarera de Estados Unidos acusa al gobierno de México de vender este endulzante a un precio dumping o subsidiado, que por una parte afecta a este sector industrial extranjero, pero por otra, perjudica a los consumidores mexicanos al permitir que en territorio nacional este producto se venda por encima del precio de exportación.

En efecto, la American Sugar Coalition (ASC) ha denunciado que mientras en México el precio del azúcar es de 42 centavos la libra, en Estados Unidos el producto mexicano se vende en 28 centavos, y estos 14 centavos de diferencia , a la larga suman 308 dólares por tonelada y mil 386 millones de dólares si consideramos que nuestro país produce 6 millones de toneladas, consume 4.5 millones y exporta 1.5 millones.

En contraparte, el gobierno federal le abre las puertas a la importación de 1.4 millones de toneladas de fructuosa, un endulzante que en Estados Unidos se vende en 908.96 dólares la tonelada y en México a 454.43 dólares la tonelada.

Pero el precio del endulzante es solo la punta del iceberg de los abusos que el gobierno federal hace a los mexicanos, pues un estudio del banco de inversión Merryll Lynch destacó que las tarifas eléctricas son 86 por ciento más caras en México que en Estados Unidos, y si esto le pega al bolsillo de los trabajadores, es un pesado lastre para el sector industrial, que con esta cadena atada al tobillo jamás podrá competir con las empresas extranjeras.

El costo del kilowatt hora industrial subió de 0.06 dólares a 0.12 dólares en 2013. ¿Le suena el año? Fue el primer año de Enrique Peña Nieto, el presidente que empeñó el sector energético mexicano para secuestrar la presidencia de la República.

Si hablamos de gas también salimos mal parados. El mismo banco Merryl Lynch indica que a diferencia de Estados Unidos y Canadá, México no tiene una “revolución energética”, debido a que cuenta “con poca o nula infraestructura para explotar su gas pese a tener amplias reservas de este combustible”.

Entre 2014 y 2016, el precio del combustible subió 10 por ciento de acuerdo a estadísticas poco creíbles de la Secretaría de Energía, pues las amas de casa saben más de esto, pero en ese mismo lapso, en Estados Unidos los precios del gas residencial se desplomaron en 36 por ciento, según la Agencia de Administración de Información Energética (EIA).

Entre 2016 y 217 el gas se ha disparado hasta 48 por ciento, porcentaje que varía de estado en estado pues el precio ya no está controlado. Estos aumentos contradicen los anuncios oficiales y los pronósticos que anunciaban que en 2017 los precios bajarían hasta 30 por ciento con la apertura a la importación de empresas privadas.

Reportes indican que aunque el precio bajó en Estados Unidos y ya se puede importar a México libremente, en el país no ha disminuido el costo. El director general del Grupo Energéticos, César Cadena, explica que mientras en Estados Unidos el precio es de 4 pesos por kilo y en México Pemex lo vende a 9.20 por lo que los importadores compran el producto en el extranjero, pero en lugar de venderlo a un precio competitivo, lo venden a los mismos 9.20 pesos porque lo permite la Comisión Reguladora de Energía con lo que dichas empresas se embolsan un mayor margen de ganancia.

¿Hablamos de la gasolina? Al 17 de Abril de 2017, la gasolina era 46.4% más cara en México que en Estado Unidos, y todos sabemos lo que ocasionó el gasolinazo del gobierno de Enrique Peña Nieto, que detonó una gran inconformidad social y que puso uno de los últimos clavos en el ataúd del PRI en la presidencia de México.

Todos esos servicios los pagamos los mexicanos con sueldos de miseria pues mientras en México el salario mínimo es de 80 pesos diarios, en Estados Unidos es de 13 dólares la hora. Dicho de otra forma, en una sola hora, un trabajador con el salario mínimo en Estados Unidos gana 57 pesos más que un mexicano en todo un día

Durante décadas, la telefonía ha sido en México un negocio tan redituable que de ahí salió quien fuera uno de los hombres más ricos del mundo, Carlos Slim, quien comenzó a perder terreno cuando la competencia internacional le restó margen de abuso a sus compañías que se quedaban con saldos, hacían cobros indebidos y muchos etcéteras. Todo, con el beneplácito de los gobiernos federales.

Y como en los casos del azúcar, la gasolina, el gas, la telefonía y la electricidad, están muchos otros precios y tarifas como las hipotecas de viviendas, las casetas carreteras, las cuotas a tarjetas de crédito que ni en sus países de origen aplican los bancos, salvo en nuestro país. Todo, con la bendición de los gobiernos del PRI y el PAN que ya han exprimido sangre, sudor y lágrimas a los mexicanos. Por eso en México ya no queremos queso sino salir de la ratonera, señor presidente y la ratonera es su gobierno.

Las últimas noticias de hoy directo en tu WhatsApp. Guarda el número 664-731-8702 en tus contactos, envía un mensaje con la palabra "LISTO" y mantente informado con la información más importante.

Siguenos en Facebook y Twitter

Comenta la Noticia

Arriba