Tijuana

En dos semanas iniciará proceso de expropiación del Club Campestre

Si los supuestos dueños no comprueban que el terreno es de su propiedad, el gobierno estatal firmará el decreto para expropiarlo.

expropiación
Cortesía

TIJUANA, Baja California.- Si los supuestos dueños del Club Campestre no comprueban en menos de 15 días que el terreno es de su propiedad, el gobierno del estado firmará el decreto para expropiarlo, así lo dejó ver el gobernador Jaime Bonilla, al señalar que en ningún momento se está cometiendo un atropello sino todo lo contrario, devolver a los tijuanenses lo que otros se robaron.

De acuerdo con el mandatario estatal, el Club Campestre fue privatizado para el disfrute de unos cuantos. Actualmente el centro interactivo cuenta con 800 miembros, pero con la expropiación no sólo recuperarían el principal pulmón de la ciudad,  sino también beneficiarán a más de un millón de personas que residen en la zona oeste de Tijuana con un nuevo lugar de esparcimiento.

“Nosotros ya iniciamos lo que dijimos, inclusive años del abuso que se ha cometido a la ciudadanía en la manera que se adjudicaron esa propiedad y que el colmo es que se la robaron prácticamente, sino que todavía se hacen los ofendidos”, aseguró el mandatario estatal.

Detrás del Club Campestre hay toda una historia: el primer propietario de las tierras donde se asienta el centro interactivo fue Santiago Arguello. Al fallecer, los familiares de éste iniciaron una disputa por ver quién se quedaría con la propiedad. Para 1926, el general Abelardo L. Rodríguez, ex gobernador de Baja California, compró a la familia Arguello un terreno de 243 hectáreas donde se encontraba el Campestre; y parte de estos terrenos fueron expropiados por los presidentes de México Lázaro Cárdenas en 1938 y por Ávila Camacho en 1940.

Al pasar el tiempo, en 1950 el general Rodríguez celebró un contrato con el licenciado Alfonso García González, ex gobernador de la entidad, en el que se estipulaba que ambos eran copropietarios del predio.

Sin embargo, al morir dichos personajes, hubo quienes se apropiaron del lugar y entre dimes y diretes no se ha podido comprobar quién es el verdadero dueño.

“Todo tiene su límite y tiene que llegar un gobierno que tenga conciencia como el de nosotros y lo estamos haciendo. ¿Cuáles son las consecuencias? Bueno, van a tener que pagar y cargar con su peso. Ellos quieren un campo de golf, perfecto, les damos todos los permisos para que lo tengan, pero primero compren la tierra. Pero no podemos hacernos los de la vista gorda cuando sabemos y nos consta que a través de años no solamente se lo adjudicaron, sino privatizaron”, expuso el gobernador.

Con la expropiación del Club Campestre, el gobierno del Estado tiene contemplado un proyecto que beneficiará a los tijuanenses, áreas verdes de libre acceso, áreas deportivas, recreativas y cultural.

“Es del pueblo, el acceso es libre, no tiene por qué ser privado, no tiene por qué pagar, ya privatizaron la educación, ya privatizaron los aeropuertos, ya privatizaron los puertos, todo lo han privatizado y a la gente, ¿qué le queda?”, señaló.

Desde hace varios meses el gobernador Jaime Bonilla ha denunciado que el Club Campestre tiene un adeudo millonario de agua y de predial y que no lo han cubierto porque siempre han estado bajo el amparo de los gobiernos anteriores, hoy señala que eso se acabó.

 

Con información de: Carolina Vázquez

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter

Las más leídas

Arriba