Nacional

Encuentran en Tlatelolco estructura prehispánica del Dios del Viento

CIUDAD DE MÉXICO, (apro).- Una estructura prehispánica circular de poco más de 11 metros de largo por 1.20 metros de altura con restos humanos fue encontrada sobre la avenida Ricardo Flores Magón en Tlatelolco durante excavaciones de un centro comercial, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

“El hallazgo de este basamento prehispánico constituye una de las edificaciones más importantes de la cultura mexica, cuya historia se ha ido develando a partir de los proyectos arqueológicos del Templo Mayor y de Tlatelolco, que han permitido contrastar estas ciudades gemelas mexicas a través de sus vestigios arqueológicos recuperados sistemáticamente en contextos análogos.”, agregó.

El hallazgo es una edificación circular dedicada a Ehécatl-Quetzalcóatl, Dios del Viento, de más de 650 años de antigüedad, explicó Edwina Villegas Gómez, directora de la Zona Arqueológica de Tlatelolco, de acuerdo con un comunicado del INAH.

La funcionaria explicó que la estructura se sitúa a tres metros de profundidad sobre el nivel de la avenida Ricardo Flores Magón, en el número 210 de la colonia Guerrero, donde estaba el supermercado El Sardinero, cuyas labores de demolición iniciaron en 2013.

Villegas agregó que especialistas trabajarán en una “ventana arqueológica”, para que a través de un cristal los ciudadanos puedan admirar el vestigio en 2017.

Los datos de investigación sobre el templo se dan a conocer luego de dos temporadas de supervisión y salvamento arqueológico a cargo de un equipo de 12 arqueólogos que iniciaron en 2014, bajo la coordinación del arqueólogo Salvador Guilliem Arroyo, responsable del Proyecto Tlatelolco.

La primera resultó cuando fue demolido el antiguo supermercado y se hizo una exploración a tres metros de profundidad. Entonces, dieron con la parte alta de la edificación, recuperaron material cerámico y 20 entierros, entre adultos, niños y animales, distribuidos en el predio.

La segunda continuó en marzo de este año, cuando se liberó la edificación prehispánica y se pudo identificar el estuco que aún recubre parte de la misma, una cista –que contenía la osamenta de un recién nacido, huesos de aves, obsidiana, espinas de maguey, restos de copal, una cuenta circular de piedra verde, otra olla, la mayoría con motivos dibujados en alusión al Dios del Viento– para ofrenda colocada en la entrada oriental del templo y otros siete entierros humanos completos que actualmente están en análisis.

 

Las etapas

Según el INAH, con la supervisión y salvamento se lograron deducir cuatro etapas constructivas del templo:

La inicial data de los años posteriores a la fundación de la ciudad en 1337 d.C. y tiene paredes bicónicas (inclinadas en vez de rectas), que la distingue del resto de las ruinas prehispánicas de la Plaza de las Tres Culturas.

La segunda fase se ubica entre 1376 y 1417 d.C. y es la más visible del conjunto. La tercera pertenece a 1427 d.C., pero sólo quedan desplantes alrededor de la edificación, probablemente causado por la construcción de una cementera y el supermercado El Sardinero en la primera mitad del siglo XX, según Eduardo Luna Vargas, supervisor del proyecto de salvamento.

La cuarta etapa constructiva se ubica en el muro que funge como límite de la excavación (pegado a la avenida Flores Magón), cuyo costado oeste luce un remate con una decoración de piedra que simula un pendón entrelazado a manera de moño, detalló el INAH.

Como parte del salvamento e investigación, los especialistas encontraron en la sección norte de la edificación una hilera de pilotes colocados desde tiempos prehispánicos para evitar el hundimiento del templo en el suelo arcilloso de la antigua isla, aunque pese a ello, el edificio está inclinado 60 centímetros. También hallaron 43 mil objetos, mil de los cuales fueron recuperados completos y se encuentran bajo registro y estudio.

Finalmente, dada la importancia del hallazgo, la empresa constructora BDI cederá el terreno donde se encontró el templo, más un metro alrededor de éste para futuras labores de mantenimiento. En tanto, el Consejo de Arqueología y la Coordinación Nacional de Arqueología –ambas instancias del INAH–, aprobaron la instalación de una ventana arqueológica que quedará integrada al recorrido de la Zona Arqueológica de Tlatelolco.

La estructura contará con cristal protector, un área verde y ventilación adecuada para el templo, según informó el Instituto.

Ayer, la Secretaría de Cultura federal, el INAH y el gobierno de la Ciudad de México inauguraron dos ventanas arqueológicas en la calle República de Argentina en el Centro Histórico que muestran las características del límite norte del Templo Mayor.

También presentaron un puente construido para el público situado sobre la misma vialidad, pero en el cruce con la calle Justo Sierra. Dicho camino estuvo abierto a la circulación desde hace unos diez años; sin embargo, fue cerrado ante las ampliaciones del Templo Mayor.

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter

Las más leídas

Arriba