La ex presidenta de Corea del Sur se enfrenta a una pena de cárcel

Los fiscales exigieron 30 años de prisión para la ex presidenta surcoreana Park Geun-hye por supuestos sobornos, abuso de poder y otros crímenes en un caso de corrupción que marcó una impresionante caída de la gracia para la primera mujer líder e icono conservador del país .

Park no asistió a la audiencia judicial donde los fiscales también exigieron una multa de 118.500 millones de wones (78 millones de dólares) y dijo que no mostró ningún remordimiento por “alterar el orden constitucional y dañar la confianza del público en el poder del Estado”. Se esperaba que la corte más tarde el martes establezca la fecha en que anunciará el veredicto y la sentencia si la encuentra culpable.

“Se necesita un castigo severo por parte del tribunal para enviar un mensaje al público y a los políticos de que la trágica historia no debe repetirse”, dijo el fiscal, Han Dong-hoon, al tribunal, según los informes.

Si la corte la encuentra culpable, Park sería el tercer presidente surcoreano condenado por crímenes. Los otros eran ex generales militares implicados en un golpe de 1979 y en una masacre de civiles en 1980.

Park ha estado boicoteando las audiencias en la corte del distrito central de Seúl desde octubre en protesta por su decisión de prolongar su detención por otros seis meses. Los abogados de Park luego renunciaron en masa y, según los informes, se ha negado a reunirse con abogados designados por el estado que desde entonces la han defendido en los tribunales.

Park deberá asistir a su sentencia: la corte puede emitir otra orden de arresto para convocarla si se niega. Si se la declara culpable, se espera que su equipo de defensa apele ya que Park ha negado continuamente las irregularidades.

Park fue formalmente destituida de su cargo y arrestada en marzo del año pasado en medio de las acusaciones de que se confabulaba con un amigo de toda la vida para que aceptara decenas de millones de dólares de compañías en sobornos y mediante extorsión. El tribunal sentenció a la amiga de Park, Choi Soon-sil, a 20 años de prisión a principios de este mes, y se esperaba un castigo más severo para Park.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, que asumió el cargo en mayo pasado, ha dicho que no usará sus poderes para perdonar a Park.

Con información de The Guardian