Condenan a cirujano que firmó sus iniciales en el hígado de sus pacientes

Simon Bramhall, de 53 años, ha logrado evitar la cárcel después de marcar 'SB' en el hígado de sus pacientes anestesiados durante la cirugía

hígado
(@ChrisHalpinTV)
Tamaño

A A A

Un cirujano “arrogante” que admitió haber quemado sus iniciales en el hígado de dos pacientes durante una cirugía ha evitado la cárcel.

Simon Bramhall, de 53 años, le dijo a una enfermera “Hago esto” cuando ella lo interrogó después de verlo quemar ‘SB' en el hígado de un paciente anestesiado en el Queen Elizabeth Hospital de Birmingham en 2013.

Sus iniciales se descubrieron después de que el hígado de un donante falló después de una operación en 2013 por un colega que luego tomó una foto en un teléfono móvil.

Más de 20 ex pacientes del cirujano de trasplantes se encontraban hoy en el Tribunal Crown de Birmingham mientras recibía una orden comunitaria de 12 meses y 120 horas de trabajo no remunerado después de declararse culpable en el primer caso de este tipo en la historia criminal británica.

El juez Paul Farrer QC le dijo al acusado: “Las dos operaciones (de trasplante) fueron largas y difíciles. Acepto que en ambas ocasiones estuvo cansado y estresado y acepto que esto puede haber afectado su juicio.”

“Esta fue una conducta nacida de la arrogancia profesional de tal magnitud que se desvió hacia una conducta delictiva. Lo que hicieron fue un abuso de poder y una traición a la confianza que estos pacientes habían invertido en ustedes.

“Acepto que no tenía la intención o la previsión de que esto escalara a mallores”.

Al abrir los hechos del caso contra Bramhall, el fiscal Tony Badenoch QC dijo que una de las dos víctimas rubricadas por el cirujano de renombre mundial se había sentido “violada” y sufría un daño psicológico continuo.

El Sr. Badenoch dijo al tribunal que Bramhall usó una máquina de haz de argón para “escribir” sus iniciales en los órganos de dos pacientes anestesiados al final de las operaciones de trasplante en febrero y agosto de 2013.

Reconociendo que las acciones de Bramhall no habían causado la falla de ninguno de los dos pacientes, el Sr. Badenoch dijo: “Este caso se trata de su práctica en dos ocasiones, sin el consentimiento del paciente y sin ninguna razón clínica, de grabar sus iniciales en el superficie de un hígado recién trasplantado “.

Con información de The Mirror

Las últimas noticias de hoy directo en tu WhatsApp. Guarda el número 664-731-8702 en tus contactos, envía un mensaje con la palabra "LISTO" y mantente informado con la información más importante.

Siguenos en Facebook y Twitter
[fbcomments]
Arriba