Furia en Singapur tras elección de primera presidenta sin votación

Halimah Yacob no tuvo que enfrentarse a una elección, pues las autoridades de Singapur decidieron que sus rivales no cumplían los criterios de elegibilidad

Singapur
Wallace Woon/EPA
Tamaño

A A A

Una destacada ejecutiva ha sido nombrada la primera presidenta de sexo femenino de Singapur, pero el hito fue ensombrecido por las críticas de que su elección no era democrática después de que le entregaran el puesto sin votaciones de por medio.

Halimah Yacob, ex parlamentaria de la minoría musulmana malaya, no tuvo que enfrentarse a una elección para el puesto –en gran parte ceremonial– después de que las autoridades decidieran que sus rivales no cumplían con los estrictos criterios de elegibilidad.

No es la primera vez en la afluente ciudad-estado -que está estrechamente controlada y gobernada por el mismo partido durante décadas- que el gobierno ha descalificado a los candidatos a la presidencia, haciendo innecesaria una elección.

Pero ya había habido críticas al proceso, ya que era la primera vez que la presidencia se había reservado para un grupo étnico en particular -en este caso la comunidad malaya- y la decisión de entregarle el trabajo sin un voto ha producido enojo.

Las redes sociales estaban llenas de críticas después de que Halimah, de 63 años, fuese formalmente anunciada como la presidenta electa, con el usuario de Facebook Pat Eng escribiendo: “Elegida sin elecciones. Que broma.”

“Voy a llamarla la Presidenta Selecta de ahora en adelante”, dijo Joel Kong en el sitio de redes, mientras que algunos puestos fueron marcados con el hashtag #NotMyPresident (No mi presidenta), haciéndose eco del mensaje utilizado por los estadounidenses trastornados después de la elección de Donald Trump.

Halimah, miembro del parlamento de Singapur por parte del Partido de Acción del Pueblo, gobernante durante casi dos décadas antes de renunciar a la presidencia, abordó las dudas sobre el proceso de selección en un discurso pronunciado ante una concurrida multitud después de que fuese nombrada presidenta electa.

“Soy una presidenta para todos. Aunque no hay elecciones, mi compromiso de servirle sigue siendo el mismo “, dijo.

Las autoridades habían decidido permitir que sólo candidatos de la comunidad malaya se presentaran a la presidencia, una oferta para fomentar la armonía en la ciudad-estado de 5.5 millones de personas, que está dominada por la etnia china.

El jefe de Estado de Singapur tiene poderes limitados, incluyendo el veto a altos cargos oficiales, pero una figura de establecimiento siempre ha tenido el papel y rara vez hay tensiones con el gobierno.

Con información de The Guardian

Las últimas noticias de hoy directo en tu WhatsApp. Guarda el número 664-731-8702 en tus contactos, envía un mensaje con la palabra "LISTO" y mantente informado con la información más importante.

Siguenos en Facebook y Twitter

Comenta la Noticia

Arriba