Internacional

Gobierno de Ecuador es obligado a salir de la capital por protestas masivas

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dijo que trasladó a su gobierno de la capital a la ciudad costera de Guayaquil en medio de violentas protestas por el fin de los subsidios a los combustibles.

Ecuador, Quito, protestas, Rafael Correa, Lenin Moreno
IMAGEN DE ARCHIVO

QUITO, Ecuador.- El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, dijo que trasladó a su gobierno de la capital en Quito a la ciudad costera de Guayaquil en medio de violentas protestas por el fin de los subsidios a los combustibles.

Las imágenes de Quito mostraron a los manifestantes arrojando bombas de gasolina y piedras, saqueando y destrozando edificios públicos, así como chocando con la policía en batallas hasta altas horas de la noche.

“[Esto] no es una protesta de insatisfacción social frente a una decisión del gobierno, pero el saqueo, el vandalismo y la violencia muestran que hay un motivo político organizado para desestabilizar al gobierno”, dijo Moreno en un discurso televisado el lunes, flanqueado por el vicepresidente, el ministro de defensa y un alto mando militar.

Moreno, de 66 años, que se ha alejado de las políticas de izquierda de su predecesor y mentor, Rafael Correa, ha dicho que no tolerará el desorden ni anulará el desecho de los subsidios al combustible como parte de un paquete de medidas de austeridad.

Moreno acusó a los opositores políticos de orquestar un intento de golpe y culpó a los asociados de Correa de infiltrarse en las protestas como parte de un complot para derrocar a su gobierno, sin proporcionar evidencia.

En un tweet, Correa dijo que Moreno estaba “terminado” y convocó a elecciones.

El presidente enfrenta un duro desafío por parte de grupos indígenas y otros que bloquearon algunas carreteras con piedras, neumáticos y ramas. Las protestas dirigidas por indígenas derribaron a tres presidentes en los años previos al gobierno de Correa.

Alborotadores en Quito entraron a la oficina del contralor general y destrozaron el edificio de la asamblea el lunes. Siguieron días de violencia en los que los manifestantes quemaron vehículos militares, destruyeron docenas de granjas de rosas, una lechería y una planta de producción de petróleo. Las fuerzas de seguridad superadas en número no han podido evitar gran parte de la destrucción.

Hasta el martes, 570 personas habían sido detenidas, dos docenas de policías resultaron heridos y un hombre murió cuando fue atropellado por un automóvil, pero una ambulancia no pudo comunicarse con él debido a las manifestaciones, informó el gobierno.

Información de The Guardian

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter
Arriba