Intimidaron a personas vulnerables afuera del Desayunador Salesiano

TIJUANA, Baja California.- Las intimidaciones y amenazas que recibieron hace unos días las personas en situación de calle y familias de migrantes por parte de oficiales de la Policía Municipal a las afueras del desayunador salesiano del Padre Chava disminuyó drásticamente la afluencia de aquellos que buscan algo de alimento, atención medica, trabajo, entre otros apoyos.

La encargada del desayunador, Claudia Portela, declaró que debido a la imprevista presencia de patrullas en la entrada del comedor, tanto las personas que se forman por alimento o quienes viven en el albergue se sintieron intimidados a tal punto de que llegaron a disminuir de mil a 400 raciones de comida al día, afluencia que han ido recuperando en los últimos días.

A pesar de que hubo un acercamiento por parte de algunos elementos de la Policía Municipal con el personal del desayunador, quienes apoyaron a repartir el alimento durante una jornada, Claudia Portela apuntó que espera que cesen las intimidaciones por parte de los uniformados.

“Ojalá que esa actitud de esos oficiales se contagie al resto de toda la fuerza policiaca para que las personas más vulnerables se puedan acercar y decir cuando están siendo violentados en sus derechos humanos”, dijo.

Y es que las caravanas migrantes de Honduras, El Salvador y demás países centroamericanos que llegaron a la ciudad en busca de asilo político en Estados Unidos, así como el constante ingreso de familias deportadas del país vecino hacía Tijuana por orden del título 42, modificó las operaciones del albergue.

En este sentido, Claudia Portela indicó que aproximadamente 90 adultos mayores duermen en un dormitorio, mientras que otras 10 familias pasan la noche en una zona aparte.

La encargada del desayunador salesiano Padre Chava resaltó que hay un aumento en el número de niños migrantes en la ciudad, por lo que la atención médica a los menores de edad en situación de movilidad ha sido una prioridad, ya que muchos de ellos llegan a la ciudad con problemas graves como deshidratación, diarrea o temperatura.

Apuntó que la pandemia provocada por el covid-19 afectó la entrega de donativos.

Con información de: Miguel Martínez