La lencería francesa planta cara a Victoria’s Secret

Tamaño

A A A

La lencería francesa pide paso en el mundo de la moda. Reivindica su “savoir faire” al servicio ante todo de la mujer. Y cuando desfila, lo hace sin famosos, ni estilo Las Vegas. Su contraataque a los “ángeles” de Victoria's Secret.

La marca estadounidense jugó a domicilio en noviembre en París, en el campo de las casas centenarias de lencería. El público fue entusiasta con el desfile, con más de 50 millones de vistas en Youtube.

Reunidas por primera vez, 14 grandes firmas francesas respondieron al desafío el domingo por la noche, en plena Semana de la Moda.

Con un nombre fácilmente inteligible para el extranjero, “Lingerie, mon amour”, su desfile fue sobrio, elegante y coqueto.

Presentó retratos de parisinas icónicas, sin efectos especiales ni decorados. Hizo sonar en directo una orquesta de música clásica y electrónica, en contraste con los decibelios y los ‘hits' con los que Lady Gaga y Bruno Mars acompañaron a los “ángeles” de Victoria's Secret.

Las modelos se vistieron de María Antonieta, con pelucas blancas y crinolinas, agitando joviales unos abanicos en una imaginaria corte de Versalles. Homenajearon a Dior y su “New Look” de posguerra, y mostraron las colecciones más sexys al retirarse una chaqueta negra de esmoquin, a lo Yves Saint Laurent.

María Antonieta fue una de las “primeras mujeres que se liberó de su corsé”, el precursor del sujetador, recordaron los organizadores.

La mujer, antes que la mirada del hombre

La idea de que la mujer “compra lencería para seducir o para una cita es parcial. Lo hace primero por ella misma y para sentirse bien”, afirmó a la AFP el vicepresidente de ventas regional de Chantelle, Alain de Rodellec, al ser preguntado por el carácter abiertamente seductor de los desfiles de Victoria's Secret.

Durante el pase francés, la lencería blanca, amplia y cómoda compartió protagonismo con los ‘bustiers' con ligueros o los camisones de encaje.

“La fuerza de Francia es la corsetería, es decir, el sujetador”, dijo a la AFP Karine Sfar, directora de la Federación Francesa de Punto y Lencería. Los diseñadores franceses utilizan entre 30 y 40 piezas para ensamblar un sujetador que sublime la silueta, explicó.

Este “savoir faire” que combina la técnica con el glamur, ha hecho de la lencería francesa la “más presente” en el mundo, según de Rodellec, cuya firma tiene 140 años de historia.

No obstante, en términos de exportaciones -514 millones de euros en los primeros 10 meses de 2016-, Francia está por detrás de China, Hong Kong, Taiwán y Sri Lanka.

No solo ropa interior

La próxima ofensiva de las firmas francesas es lograr que la lencería sea aceptada como un producto de moda. “Es importante que estemos en el mundo de los desfiles. No hacemos solo básicos, evolucionamos, innovamos”, reivindicó Sfar.

¿Lo que no se ve podrá integrar un día la Semana de la Moda? Según De Rodellec, eso será posible cuando la lencería sea considerada “no solo como ropa interior, sino como una verdadera expresión de la moda”.

Las últimas noticias de hoy directo en tu WhatsApp. Guarda el número 664-731-8702 en tus contactos, envía un mensaje con la palabra "LISTO" y mantente informado con la información más importante.

Siguenos en Facebook y Twitter
[fbcomments]
Arriba