La verdad sea dicha, aunque duela…

“Bienaventurados los muertos que de aquí en adelante mueren en el señor. “

- Publicidad-

“Mantente fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida. Apocalipsis 2:10 “

“Ved ahora que yo, sólo yo soy, y que no hay otro Dios junto a mí. Yo doy la muerte y doy la vida, hiero yo, y sano yo (y no hay quien libre de mi mano) Deuteronomio 32:39”

La muerte ronda entre los periodistas en tiempos sumamente complicados para el desarrollo del oficio como parte de un trabajo obligado y peligroso, pero también comprometido con la sociedad para mantenerla informada. Ese es el compromiso que tiene todo aquel comunicador que practica el poder de la palabra con valor y coraje sabiendo del riesgo que se corre con todo aquello que dice en bien de los demás.

- Publicidad -

El costo que se paga por decir la verdad aunque duela representa el mas caro de todos ya que se entrelaza como un golpe de suerte “entre luz y sombra dentro de una sola línea de vida como si fuera la de la mano.”

Por eso duele cuando se silencia una voz, cuando los enemigos de la razón odian la libertad de expresión, de las ideas y de todo aquello que se diga en contra de la censura y la brutalidad de quienes viven generando el odio irracional en donde las víctimas siempre son los que menos tienen.

- Publicidad -

En este país convertido en uno de los mas violentos del mundo, los asesinatos son parte de las torpes y estúpidas estadísticas de todos los días.

Ahora bien, el gran cementerio mexicano tiene su origen en los gobiernos de Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y el actual habitante de Los Pinos, Enrique Peña Nieto.

Por todos lados existen fosas en donde han queda activistas de derechos humanos, líderes sociales y por supuesto todos aquellos usan la pluma para manifestar sus ideas como en los casos de Miroslava Breach y Javier Valdez Cárdenas, ambos del periódico La Jornada.

Escrito está sobre el sacrificio que representa todo aquel que vive de la palabra ya que permanecerá eternamente en el recuerdo de los habitantes de la tierra que habitó por su valentía.