Internacional

El ex jefe de campaña de Trump, Paul Manafort, se entrega a sí mismo al FBI

El ex asesor George Papadopoulos se declara culpable de los contactos del Kremlin, mientras que Paul Manafort se entrega voluntariamente.

Manafort
Carlo Allegri/Reuters

El ex gerente de campaña de Donald Trump, Paul Manafort, y un socio comercial, Rick Gates, fueron acusados ​​el lunes de lavado de dinero, evasión de impuestos, fraude y no registrarse como agentes de intereses extranjeros.

Los cargos fueron los primeros emitidos por el abogado especial, Robert Mueller, quien encabeza una amplia investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016 y la posible colusión con ese esfuerzo por los miembros de la campaña Trump.

Más tarde el lunes, la oficina de Mueller también reveló que George Papadopoulos, un ex asesor de política exterior de Trump, se declaró culpable a principios de este mes de hacer declaraciones falsas a los investigadores sobre sus contactos con los rusos con conexiones con el Kremlin.

La acusación contra Manafort y Gates consta de 12 cargos. El primero es “conspiración contra los Estados Unidos”, un cargo general que se refiere específicamente a la falta de información al gobierno sobre ingresos extranjeros y cuentas bancarias extranjeras, y al no registrar el trabajo de cabildeo para intereses extranjeros.

La acusación presentada en la corte federal de Washington se enfoca en las actividades comerciales de los dos hombres antes de que Manafort se convirtiera en el gerente de campaña de Trump en marzo de 2016, y Gates se convirtió en recaudador de fondos para una campaña sénior.

En reacción, Trump tuiteó: “Lo siento, pero esto fue hace años, antes de que Paul Manafort fuera parte de la campaña de Trump. ¿Pero por qué no son Crooked Hillary y los Dems el centro de atención?

“… ¡Además, NO HAY COLUSIÓN!”

El presidente twitteó poco después de que la declaración de culpabilidad de Papadopoulos se hiciera pública.

Los cargos contra Manafort y Gates alegan que los dos hombres trabajaron extensamente para figuras políticas y partidos en Ucrania y blanquearon millones de dólares en pago por ese trabajo al canalizarlo a través de una red de empresas, principalmente en los EEUU y Chipre.

Se los acusa de elaborar complicados esquemas para ocultar sus ganancias al gobierno de EE. UU. Y de no registrar los intereses extranjeros por los que estaban presionando.

Con información de The Guardian

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter

Las más leídas

Arriba