Ciencia y Tecnología

Medida de la mano en menores revela nivel socioeconómico de madres

La relación entre la longitud de los dedos, conocida como relación 2D:4D, se toma como una indicación de los niveles prenatales de testosterona y estrógeno.

IMAGEN CORTESIA

Las madres de bajos ingresos secretan más estrógeno durante el primer trimestre del embarazo para feminizar a sus hijos, según una nueva investigación en Journal of Biosocial Science. Por el contrario, las madres de mayores ingresos aumentan sus niveles de testosterona para masculinizar a sus hijos, todo lo cual resulta en cambios mensurables en la longitud de los dedos de la descendencia.

El estudio tuvo como objetivo poner a prueba la llamada hipótesis de Trivers-Willard, que establece que las madres más pobres alteran automáticamente sus niveles hormonales durante el embarazo para aumentar la salud de los fetos femeninos a expensas de los varones, y al revés ocurre con las madres más pudientes.

Según los autores, esto refleja un mecanismo evolutivo inconsciente que está diseñado para aumentar el éxito reproductivo de sus hijos.

Investigaciones anteriores han indicado que la testosterona aumenta el crecimiento de los dedos anulares, mientras que el estrógeno aumenta la longitud de los dedos índices. Por lo tanto, los hombres tienden a tener los dedos anulares más largos que los dedos índices, y ocurre lo contrario en las mujeres.

La relación entre la longitud de estos dedos, conocida como relación 2D: 4D, se toma como una indicación de los niveles prenatales de testosterona y estrógeno.

Para investigar el vínculo entre esta proporción y los ingresos familiares, los autores del estudio examinaron los resultados de una encuesta en línea de 2005, en la que más de 250.000 personas de todo el mundo proporcionaron medidas de sus dedos índice y anular, al tiempo que indicaron los ingresos de sus padres.

Los resultados indicaron que los niños de familias más ricas tendían a tener una proporción baja de 2D: 4D, lo que significa que tenían dedos anulares largos.

Para los niños de familias de bajos ingresos, esta proporción fue generalmente más alta, lo que indica dedos índices largos. Estos hallazgos sugieren que los niños nacidos de madres menos adineradas suelen estar expuestos a niveles más altos de estrógeno en el útero, mientras que los nacidos de madres más ricas están expuestos a más testosterona.

En consecuencia, los hijos e hijas de padres de menores ingresos se masculinizan, mientras que los hijos de ambos sexos se feminizan si nacen en familias de mayores ingresos.

Al comentar sobre la importancia de este hallazgo, los autores del estudio explican que “las madres de altos ingresos aumentarán la aptitud de sus hijos a expensas de sus hijas, mientras que las madres de bajos ingresos aumentarán la aptitud de sus hijas a expensas de sus hijos. ”

“Por lo tanto, habrá efectos de antagonismo sexual en los hijos de madres de ingresos altos y bajos”.

Sin embargo, los investigadores admiten que las estimaciones de los ingresos familiares se basaron en los recuerdos de la infancia de los participantes y, por lo tanto, podrían ser inexactas, lo que podría restar valor a la validez de sus conclusiones.

Sin embargo, el autor del estudio, el profesor John Manning, de la Universidad de Swansea, explicó en un comunicado que los resultados eran “consistentes con la hipótesis de Trivers-Willard”. “Esta es una respuesta evolutiva, de la que las madres no se darán cuenta, y mucho menos podrán controlar.

Está orientada a dar a su descendencia la mejor oportunidad de éxito reproductivo”, dijo.

Llevando estos hallazgos un paso más allá, los investigadores afirman que la exposición a diferentes niveles de hormonas sexuales en el útero puede influir en la susceptibilidad de los hombres de bajos ingresos a una variedad de enfermedades más adelante en la vida.

Por ejemplo, está bien establecido que los hombres de entornos más pobres tienen una mayor probabilidad de sufrir presión arterial alta, diabetes, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Por lo tanto, los autores del estudio proponen que el aumento de la exposición al estrógeno en el útero puede ser un factor importante de estas afecciones, y que la longitud de los dedos podría ser un marcador de la susceptibilidad de una persona a la enfermedad.

Con información de IFL Science

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter

Las más leídas

Arriba