Ciencia y Tecnología

Pulpos pueden sentir dolor como los mamíferos, señala estudio

Un estudio ha explorado las formas en que los pulpos reaccionan al dolor y se ha encontrado que tienen una similitud a como lo hacen los mamíferos.

Pulpo, mar, agua, octopus, sentimientos, dolor, mamíferos
IMAGEN CORTESIA

Los seres humanos son capaces de experimentar una amplia gama de dolores, desde el duelo hasta el hambre y, quizás lo peor de todo, golpearse el dedo del pie en una fría mañana de invierno.

Para los invertebrados, se pensaba que el dolor era un concepto mucho más simple, como un medio para tratar de corregir algo que está dañando el cuerpo a través de un reflejo.

Un nuevo estudio, sin embargo, pinta una imagen diferente para la percepción del dolor entre uno de los invertebrados más carismáticos e inteligentes de la Tierra: el pulpo.

Una prueba preliminar de la revista que aparecerá en la revista iScience aborda la experiencia del dolor de los pulpos en tres partes.

El primero involucró a un pulpo que recibió diferentes tratamientos en tres cámaras de un tanque, luego de lo cual observaron por qué cámara mostraba preferencia el pulpo. Los pulpos a los que se les administraba una dolorosa inyección de ácido acético, o AA, evitaban la cámara en la que se les administraba, incluso si esa cámara había sido previamente un lugar de reunión preferido.

Un control utilizó inyecciones de solución salina indoloras, que no parecen influir en las preferencias de cámara de los pulpos. Los pulpos que experimentan dolor continuo podrían transformar su cámara menos favorita en su favorita si se les diera alivio del dolor en forma de una inyección de lidocaína mientras están dentro.

Esta evitación o atracción por las cámaras, asociada con el dolor y el alivio del dolor, respectivamente, podría demostrar que los pulpos tienen sentimientos emocionales negativos hacia el dolor, información que pueden usar para navegar en su entorno como un medio para evitar ese dolor.

La siguiente parte exploró si los pulpos tenían un enfoque discriminatorio del dolor, preguntando si podían aislar el sitio de la incomodidad o si los comportamientos de respuesta al dolor eran sistémicos independientemente de dónde estuviera el abucheo.

A algunos pulpos se les volvió a inyectar AA en un brazo, mientras que a otros se les inyectó lidocaína y solución salina.

Los grupos de AA difirieron, ya que realizaron una respuesta de dolor dirigida y sostenida al cepillar el área inyectada con el pico. Este aseo duró hasta veinte minutos y supuso la eliminación de la piel que rodeaba el lugar de la inyección en algunos animales.

Aquellos a los que se les inyectaron los otros dos tratamientos no reaccionaron o solo arreglaron brevemente el lugar de la inyección.

La tercera y última parte de la investigación trazó interesantes paralelos entre mamíferos y cefalópodos. Cuando los mamíferos lesionan una extremidad, digamos, su pata, la actividad neuronal asociada con el dolor tiene lugar en el cerebro central.

Esta actividad remota desde el sitio de la lesión también se observa entre los cefalópodos y, hasta ahora, son el único taxón de invertebrados que se sabe que reproduce este patrón similar al de los mamíferos. Un concepto confuso en el contexto de que los pulpos tienen cerebros únicos que se extienden hasta sus extremidades.

Para probar si esta forma de procesar el dolor se podía observar en los pulpos, los investigadores tomaron registros electrofisiológicos para determinar dónde se desencadenó la actividad neuronal después de la inyección de AA, y si esta actividad se mantuvo hasta que el dolor se eliminó con lidocaína.

Efectivamente, el dolor en el brazo desencadenó una actividad prolongada que fue rápidamente silenciada por la inyección de alivio del dolor en el mismo sitio que el AA.

Parece que hay muchos pulpos con los brazos magullados, pero ¿qué significa todo esto?

“Juntos, estos datos brindan un fuerte apoyo para la existencia de un estado afectivo negativo duradero en los pulpos; la primera evidencia de la experiencia del dolor en este clado de invertebrados neurológicamente complejo ”, escribieron los autores del estudio en el artículo, cuyas conclusiones plantean preguntas preocupantes sobre las ideas propuestas para la cría de pulpos provocadas por un aumento en la demanda de su carne.

“La presencia de una experiencia de dolor duradera en cefalópodos (y posiblemente otras especies de invertebrados) como resultado de una lesión tisular genera preocupaciones importantes sobre su bienestar y nuevas preguntas interesantes sobre los orígenes evolutivos de la experiencia del dolor”, se señaló.

Con información de IFL Science

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter

Las más leídas

Arriba