Registran un descenso en los desechos electrónicos en EEUU

- Publicidad -

ESTADOS UNIDOS.- Un nuevo estudio ha descubierto que la masa total de desechos electrónicos generados por los estadounidenses ha ido disminuyendo desde 2015.

En una época en la que la mayoría de la gente no se puede imaginar la vida sus dispositivos digitales, este hallazgo sorprendente tiene ramificaciones tanto para la forma de pensar sobre el futuro de los desechos electrónicos como para las leyes y regulaciones sobre el reciclaje de desechos electrónicos, según los autores del estudio.

- Publicidad-

El estudio, dirigido por un investigador del Centro de Ecología Industrial de la Escuela de Medio Ambiente de Yale y publicado recientemente en el Journal of Industrial Ecology, dice que el mayor contribuyente a esta disminución es la desaparición del tubo de rayos catódicos (CRT) grande y voluminoso en televisores y monitores de computadora de hogares estadounidenses.

Callie Babbitt, profesora del Instituto Golisano para la Sostenibilidad del Instituto de Tecnología de Rochester y una de las autoras del estudio, explica que desde aproximadamente 2011, las pantallas CRT han estado disminuyendo en el flujo de desechos, lo que ayuda a liderar la disminución general en el total de desechos electrónicos en masa.

Esta disminución en las pantallas más voluminosas significa que es posible que haya que repensar las regulaciones sobre desechos electrónicos, dice Babbitt. “Si nos fijamos en las leyes estatales que existen en muchos lugares para el reciclaje de desechos electrónicos, muchas de ellas establecen sus objetivos en función de la masa del producto”, dice. A medida que la masa general de desechos electrónicos disminuye, cumplir esos objetivos se vuelve más difícil.

- Publicidad -

Además, dice Babbitt, el objetivo principal de estas regulaciones había sido mantener los dispositivos electrónicos con altos niveles de plomo y mercurio fuera de los vertederos, donde eventualmente pueden filtrarse al medio ambiente circundante. Pero en estos días, una preocupación más pertinente es cómo recuperar elementos como el cobalto (que se usa en las baterías de iones de litio) o el indio (que se encuentra en las pantallas planas). Estos elementos no son tan tóxicos para el medio ambiente; más bien, son relativamente escasos en la corteza terrestre, por lo que no recuperarlos para su reutilización en nuevos dispositivos electrónicos es un desperdicio.

“El sistema de reciclaje de desechos electrónicos es algo retrospectivo”, dice Babbitt; ha luchado por mantenerse al día con la naturaleza cambiante de la electrónica.

- Publicidad -

Shahana Althaf, autora principal del estudio y asociada postdoctoral en el Centro de Ecología Industrial de Yale, señala que un cambio en el reciclaje de desechos electrónicos para capturar más de estos elementos críticos también podría ayudar a Estados Unidos a asegurar su suministro de los ingredientes necesarios para la fabricación de dispositivos electrónicos. Las incertidumbres geopolíticas pueden representar una amenaza para lo que Althaf denomina “seguridad mineral” para Estados Unidos.

“La gente se está dando cuenta poco a poco … de la necesidad de garantizar el suministro interno”, dice. En lugar de extraer el mineral de la corteza terrestre, capturar los elementos de los desechos electrónicos podría proporcionar estos elementos cruciales. Además de la seguridad mineral, esto reduciría la destrucción ambiental que a menudo conlleva la minería tradicional.

La gran cantidad de dispositivos electrónicos que ingresan al flujo de desechos también se está estabilizando o disminuyendo ligeramente, dicen Babbitt y Althaf. Esto se debe a algo que Babbitt denomina “convergencia”: las consolas de juegos, por ejemplo, pueden actuar como reproductores de DVD; los teléfonos inteligentes también son cámaras y grabadoras de video. En el pasado, dice Babbitt, la gente necesitaba dispositivos separados para cada una de esas aplicaciones.

Para acumular los datos necesarios para su estudio, los autores utilizaron el análisis de flujo de materiales, una técnica para cuantificar los recursos que entran o salen de un sistema.

Se centraron en veinte categorías de dispositivos digitales, incluidas computadoras, teléfonos inteligentes, cámaras digitales y equipos audiovisuales, y desarmaron docenas de productos en un laboratorio para determinar el contenido relativo de varios elementos importantes, además de basarse en publicaciones previamente publicadas.

“Este es un hallazgo muy importante que va en contra de la idea generalizada de que los desechos electrónicos son el ‘flujo de desechos de más rápido crecimiento’”, dice Reid Lifset, editor en jefe del Journal of Industrial Ecology, con sede en Yale. “Cambia nuestra comprensión del problema de los desechos electrónicos”, dice.

En los Estados Unidos, el reciclaje de desechos electrónicos está regulado a nivel estatal, y solo la mitad de los estados tienen leyes de reciclaje de desechos electrónicos. Eso lleva a un mosaico de regulaciones que dificulta que las empresas naveguen si quieren que sus productos sean más fáciles de reciclar, dice Babbitt.

Un enfoque federal más holístico podría ayudar a aumentar la captura general de elementos raros. En última instancia, deberíamos “ver el desperdicio como un recurso”, dice Althaf: una oportunidad, más que un problema.

Con información de Good News Network