Salvan de la extición a la tortuga de techo birmana

- Publicidad -

BIRMANIA.- Las tortugas de techo birmanas, una de las tortugas más amenazadas del mundo y sin duda el reptil más sonriente del planeta, han sido rescatadas de la extinción.

Los investigadores alguna vez temieron que esta especie de sonrisa tonta se hubieran extinguido hasta que se compró un espécimen vivo en un mercado de vida silvestre chino y llegó a manos de un recolector de tortugas estadounidense a principios de la década de 2000.

- Publicidad-

Después de un gran proyecto de conservación, los investigadores ahora pueden confirmar que la población cautiva se acerca rápidamente a las mil tortugas, lo que significa que la especie corre poco peligro de extinción total.

La Wildlife Conservation Society (WCS) y Turtle Survival Alliance han publicado una serie de fotos que muestran tortugas birmanas recién salidas de sus huevos en una instalación de reproducción segura en la aldea de Limpha, en la región de Sagaing de Birmania.

Las imágenes acompañan a la primera descripción científica de las crías de la especie, ahora publicada en la revista Zootaxa.

- Publicidad -

La tortuga de techo birmana (Batagur trivittata) es conocida por su distintiva boca sonriente, ojos saltones y hocico hacia arriba.

La hembra de la especie es de un color más apagado y significativamente más grande que los machos, mientras que los machos más pequeños son de color claro, especialmente durante la temporada de apareamiento, cuando pueden lucir una coloración azul verdosa brillante y amarilla.

- Publicidad -

Una vez abundante en los tranquilos ríos de Birmania, esta tortuga herbívora sufrió enormemente a manos de la caza y la sobreexplotación de huevos.

Desafortunadamente, la especie aún enfrenta un destino incierto. Si bien la especie ha visto cientos de crías en los últimos años, todas han estado en cautiverio como parte de programas de reproducción y la especie todavía está luchando desesperadamente en la naturaleza.

Se cree que quedan solo cinco o seis hembras en libertad y quizás tan solo dos machos. Actualmente, hay esfuerzos de conservación que se centran en la población silvestre restante y también se espera que algunos de estos individuos cautivos vuelvan al mundo.