Mientras unos lo ven divertido y algunos no, para otros el Día de los Inocentes va más allá de las bromas

El Día de los Santos Inocentes es la conmemoración de un episodio del cristianismo, que fue la matanza de los niños menores de dos años nacidos en Belén (Judea), ordenada por el rey Herodes Primero el Grande con el fin de deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret. La Iglesia católica recuerda este acontecimiento cada 28 de diciembre. Y en Hispanoamérica es costumbre realizar bromas de toda índole. Sin embargo, para muchos no es de gran satisfacción.

Los medios de comunicación hacen bromas o disfrazan su contenido de tal modo que la información parezca real. Se trata de una libertad y oportunidad que solamente tienen una vez al año. Y mientras unos disfrutan haciendo bromas o recibiéndolas, para otros va más hacia el verdadero significado de la fecha.

Por ello, es importante que hoy no preste ningún bien, ya sea objeto o dinero, pues el prestatario es libre de apropiarse de estos. Ande con cuidado y no crea lo que le digan.