Ciencia y Tecnología

Vacuna contra el cáncer de mama comenzará primer ensayo en humanos

El ensayo será el primero en probar una vacuna contra el cáncer de mama triple negativo, la forma más agresiva y mortal de cáncer de mama, en humanos.

IMAGEN CORTESIA

Una vacuna contra el cáncer de mama, la primera en su tipo, está programada para comenzar los ensayos de fase I. El ensayo será el primero en probar una vacuna contra el cáncer de mama triple negativo, la forma más agresiva y mortal de cáncer de mama, en humanos. Eso es un montón de novedades, no es de extrañar que los científicos detrás de esto estén tan emocionados.

“A largo plazo, esperamos que esta pueda ser una verdadera vacuna preventiva que se administraría a mujeres sanas para evitar que desarrollen cáncer de mama triple negativo, la forma de cáncer de mama para la que tenemos los tratamientos menos eficaces”. G. Thomas Budd, investigador principal del estudio, dijo en un comunicado.

La Clínica Cleveland anunció el ensayo el martes, luego de que la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Aprobara una nueva solicitud de fármaco en investigación para la vacuna. Basado en dos décadas de trabajo de laboratorio e investigación con animales, el primer ensayo en humanos del mundo se llevará a cabo en el Instituto de Investigación Lerner de la Clínica Cleveland e inicialmente incluirá de 18 a 24 sobrevivientes de cáncer de mama triple negativo en etapa temprana que tienen un alto riesgo de recurrencia. . Los investigadores esperan que, tras el éxito de este primer paso, la vacuna pueda probarse en personas sanas con alto riesgo de contraer la enfermedad, como aquellas con mutaciones del gen BRCA1.

Pero primero, el ensayo tiene como objetivo determinar la dosis máxima tolerada de la vacuna y definir y optimizar la respuesta inmune del cuerpo a ella.

Para hacer esto, los participantes recibirán tres inyecciones, cada una con dos semanas de diferencia. Comenzando con una dosis baja en solo unos pocos pacientes, esta se irá incrementando gradualmente a dosis más altas y eventualmente incluirá a más participantes. Las personas involucradas serán monitoreadas durante 84 días después de que se administre la última inyección, para medir los posibles efectos secundarios.

“Una vez que hayamos descubierto la cantidad de vacuna que podemos administrar, veremos sus efectos sobre el sistema inmunológico”, dijo Budd a la Clínica Cleveland. “Eso nos ayudará a saber si la vacuna está haciendo lo que queremos que haga, y luego ampliaremos cada nivel de dosis”.

El cáncer de mama triple negativo representa entre el 12 y el 15 por ciento de todos los cánceres de mama, pero es el subtipo más mortal, ya que mata a casi una cuarta parte de las pacientes dentro de los cinco años posteriores al diagnóstico. También es notoriamente difícil de tratar con terapia hormonal y otros medicamentos dirigidos son ineficaces; la única forma de prevenirla es la mastectomía.

La proteína de la leche α-lactoalbúmina, que generalmente se expresa solo cuando una persona está amamantando, se expresa en exceso en el 70 al 80 por ciento de los cánceres de mama triple negativos. Es esta proteína la que se enfocará en la vacuna, poniendo en marcha el sistema inmunológico para que ataque las células que la producen. La vacuna también incluirá un fármaco que alerta al sistema inmunológico de la α-lactoalbúmina, lo que mejora la respuesta inmunitaria del cuerpo.

Si el ensayo, que se espera que finalice en septiembre de 2022, demuestra que la vacuna es eficaz para hacerlo, los investigadores esperan que pueda mejorar los resultados de las personas en riesgo de cáncer de mama y otros tipos de cáncer.

“Esta estrategia de vacuna tiene el potencial de aplicarse a otros tipos de tumores”, dijo el Dr. Vincent Tuohy, el inventor principal de la vacuna. “Nuestro programa de investigación traslacional se centra en el desarrollo de vacunas que previenen las enfermedades que enfrentamos con la edad, como los cánceres de mama, ovario y endometrio. Si tienen éxito, estas vacunas tienen el potencial de transformar la forma en que controlamos los cánceres de inicio en la edad adulta y mejorar la esperanza de vida de una manera similar al impacto que ha tenido el programa de vacunación infantil “.

Si bien el Dr. Budd admitió en la Clínica Cleveland que podría llevar años llegar a este punto, sigue siendo optimista: “Tenemos que empezar por algún lado, y estamos muy emocionados de dar nuestro primer paso”.

 

Con información de IFL Science

Las últimas noticias de hoy síguelas en nuestra programación totalmente en vivo a través de PSN En Vivo y no te pierdas ni un segundo de lo que acontece en Baja California y el país.

Siguenos en Facebook y Twitter

Las más leídas

Arriba